Huesca quema los últimos cartuchos de San Lorenzo

Los oscenses viven con intensidad las últimas horas de celebración en honor a su patrón. Una última jornada, esta del día 15, que coincide con la fiesta de la Asunción y el inicio de la segunda quincena de agosto en la que cientos de altoaragoneses inician sus vacaciones y el número de visitantes que participan en las fiestas laurentinas se multiplica. La ofrenda de flores y frutos, la despedida al santo, el homenaje a los mayores o el Gran Premio San Lorenzo de Ciclismo son algunas de las citas para esta última jornada de fiestas

La ofrenda de flores y frutos es uno de los actos de la jornada que destaca sobre los demás debido a la afluencia de ciudadanos que, ataviados con traje regional, llevan sus cestas y presentes al patrón en un desfile que recorre los Cosos hasta la basílica de San Lorenzo. Allí se colocará la parrilla metálica donde se sitúan los ramos y centros de flores, mientras que las frutas se reservan para repartirlas por los centros asistenciales de la ciudad. Son centenares de oscenses los de muestran el traje regional en toda su riqueza, abarcando los distintos territorios de la provincia, los oficios y los usos sociales de antaño.

A ellos se unen distintas agrupaciones de danzantes de la provincia y, por supuesto, los oscenses en su última actuación del año. También participan representantes de otros puntos del país y del mundo, como de los distintos colectivos de andaluces que viven en Huesca, la colonia de ecuatorianos o los grupos folklóricos internacionales que a lo largo de este San Lorenzo han recorrido la ciudad.

Poco después tiene lugar la despedida al Santo conforma uno de los actos más emotivos del programa en el que cientos de oscenses, minutos antes de que finalice la jornada del día 15, se concentran en la plaza de San Lorenzo y con su pañoleta en la mano despiden a su Patrón hasta el año que viene introduciéndose en su peana en la basílica.

Los actos finalizan con la traca fin de fiesta que tiene lugar en la noche del día 15 en la plaza Navarra y que cierra un San Lorenzo que se ha desarrollado con normalidad a pesar del tiempo que ha marcado con sus bajas temperaturas, viento y lluvia unas fiestas que han resultado un tanto atípicas. Un tiempo que ha estado en la portada de titulares durante casi tres días, ya que ha sido el Agosto más frio de los últimos 20 años.

Huesca dice adiós a sus fiestas y la ciudad entrará a partir de este viernes en un ?letargo? del que se irá despertando poco a poco a partir del día 26.

Comentarios