Loarre, Montearagón, Monzón y Aínsa, castillos más valorados en Huesca

2003072525 montearagon.jpg

Aragón cuenta con una Ruta de los Castillos. De las fortalezas que allí se incluyen destacan las de Loarre, Montearagón, Monzón y Aínsa, que se han convertido en cuatro de los máximos atractivos patrimoniales de la provincia de Huesca. En todos ellos se acometen sucesivas actuaciones de consolidación y recuperación.

El Alto Aragón cuenta con uno de los monumentos más visitados y más valorados de esta Comunidad Autónoma: es el castillo de Loarre, la fortaleza románica mejor conservada del mundo. Se han llevado a cabo trabajos de rehabilitación en su interior. Se quiere actuar ahora en la muralla y se espera iniciar en breve las obras de construcción del centro de acogida, que se ubicará junto al aparcamiento habilitado hace algunos meses.

En el caso de Montearagón se está por determinar su uso futuro para racionalizar las inversiones en materia de rehabilitación. Tras el verano se procederá a redactar el Plan Director correspondiente a este monumento. Se acaba de formalizar el compromiso entre Endesa y la Administración del Estado para su iluminación exterior.

A estas dos fortificaciones hay que sumar la de Monzón, integrada en la iniciativa Domus Templi, es decir, en la Ruta del Temple, con otros castillos de la antigua Corona de Aragón.

El castillo de Aínsa es objeto igualmente de sucesivas restauraciones; acoge año tras año un festival de música, de plena actualidad estos días. Sobrarbe y Ribagorza presentan un conjunto importante de fortalezas como la ya citada de Aínsa, Samitier, Abizanda, Fantova y Muro de Roda. En el Alto Aragón también encontramos las de Alquézar y Jaca (en este caso La Ciudadela), al margen de otras muchas edificaciones defensivas menores.

Comentarios