Cartas al director: Hoya de Huesca: Una comarca de todos y para todos

Ligallos de CHA-Plana de Uesca y CHA-Galliguera

A raíz de la petición de 3 municipios (Santa Eulalia de Gállego, Ardisa y Puendeluna) de cambiar de la Comarca de la Hoya de Huesca a la de las Cinco Villas, se podría haber esperado que se produjera un cierto debate sobre el proceso que estamos llevando adelante para constituir esta Comarca. No ha sido así y, acaso por el período vacacional en el que nos encontramos, la cuestión no ha suscitado más comentario.

Pero no debería ser así, por cuanto la reivindicación de la Comarca como forma de organización del territorio aragonés, y más aún, con la asunción de un verdadero espíritu de comarca, nos tendría que hacer reflexionar sobre el porqué de este deseo de no pertenecer a una comarca como la de Hoya de Huesca.

Se puede plantear el retraso en la constitución de la Comarca y las reticencias de los municipios a estar en la misma delimitación que la capital provincial. Desde CHA, que recientemente hemos planteado la necesidad de repartir los servicios que preste la comarca entre los municipios que la componen, en aras al reequilibrio territorial, no queremos que se repitan errores antiguos del proceso de provincialización, como es la separación de los usuarios de los servicios y de los centros administrativos. Es indudable que las capitales provinciales, no solo Huesca, provocan un rechazo en municipios pequeños, y no hay más que observar el retraso en la constitución de estas comarcas si lo comparamos con el proceso de otros lugares de Aragón.

La voluntad del modelo comarcal es facilitar a sus habitantes, en sus propios pueblos, un sistema de vida acorde con el tiempo que vivimos. En el caso de la Hoya de Huesca, no ha habido un interés claro de la capital en dar ejemplo de nuevo modelo de relaciones con los municipios, y muchas veces se ha confundido el ceder para intentar limar asperezas con una abierta desvinculación del proceso comarcalizador, además de no haberse intentado establecer mayores vínculos en una zona tan extensa ni crear un espíritu de comarca unida. La consecuencia es que se termina viendo a Huesca como a un rival, en vez de cómo una oportunidad de acceder a servicios.

Desde CHUNTA ARAGONESISTA se pretende respetar la autonomía municipal de estos municipios, y de sus habitantes especialmente, aunque podemos plantear que por su situación geográfica y por sus relaciones con el resto de la zona de la Galliguera, así como por los servicios que venía prestando la Mancomunidad, se puede pensar que este territorio está llamado a ser una de las piezas fundamentales en la diseminación de los servicios comarcales, pudiéndose obtener más ventajas de mantenerse en esta comarca (desplazamientos a la escuela, etc.).

Sin perjuicio de que las reivindicaciones comunes continúen (como la definitiva terminación del Eje del Gállego), desde CHA queremos plantear la necesidad de que el debate sobre la Comarca sea retomado de forma clara y decidida por sus principales responsables, ya que sólo así se podrá dar ejemplo de que, al igual que vamos a un modelo nuevo, el proceso para llegar hasta él es también nuevo, abierto, claro y participativo, sin quedar a expensas de eventuales y puntuales acuerdos políticos que cierren la posibilidad de crear nuevas áreas de gestión verdaderamente modernas.

Ligallos de CHA-Plana de Uesca y CHA-Galliguera

Comentarios