Los taxistas oscenses se muestran contrarios a la implantación de taxímetros.

El Ayuntamiento de Huesca está estudiando la puesta en marcha de estos aparatos. Desde la Asociación de Taxistas hay malestar ya que esta medida supondría la pérdida de clientes con las continuas variaciones de precio en cada uno de los viajes. En el mes de septiembre habrá una reunión en la que este colectivo expondrá las repercusiones negativas que supondría la instalación de taxímetros.

La Asociación insiste en que Huesca es una ciudad pequeña, pero abierta a diferentes imprevistos en el tráfico, bien por obras, fiestas o adversas condiciones climatológicas, que podrían aumentar las tarifas fijadas. A esto habría que añadir un canon en caso de que el servicio fuese en festivo o a través de una llamada de teléfono, y no desde la propia parada. Esto llevaría consigo la pérdida de clientes y en consecuencia el retroceso del colectivo.

Señalan que ?los clientes ya están satisfechos, saben lo que tienen que pagar por un determinado servicio, y la instalación de taxímetros en los vehículos haría disminuir clientela, y en consecuencia una importante pérdida económica en cada jornada laboral?.

Los meses con mayor intensidad de trabajo para los taxistas de Huesca suelen ser noviembre y diciembre, al igual que julio y agosto, por paradójico que pueda parecer ante la llegada del buen tiempo. Ahora mismo hay tres paradas fijas: en el Coso, Plaza Navarra y Estación Intermodal; al que hay que añadir el estacionamiento eventual en el Hospital San Jorge

Esta Asociación está integrada en la Federación de transportistas, autobuses y taxistas. Cuenta hoy día con 50 miembros, los cuales trabajan de 7 de la mañana a 11 de la noche, con 3 taxis en guardia, y en 2 grupos los fines de semana. A lo largo de los 27 años de existencia han sido muchas las reivindicaciones de este colectivo que apuesta por la calidad en el servicio, y por el mejor trato y atención al ciudadano.

Comentarios