La plantilla de la Policía Nacional de Huesca se incrementa en un 10%.

La incorporación de 8 nuevos efectivos completa la demanda existente hasta ahora y, con ello, se incrementa la seguridad ciudadana en la capital oscense. Desde el Cuerpo Nacional de la Policía y la Subdelegación del Gobierno se pretende dar sensación de seguridad al ciudadano medio con un mejor servicio traducido en el número de efectivos.

Con este incremento del 10% se recupera un vacío importante motivado por las personas que han ido pasando a la 2ª actividad o se han jubilado. La necesidad de cubrir las vacantes en la Policía Nacional siempre ha sido una de las mayores preocupaciones del Cuerpo. Con ello se pretende reducir la prevención de delitos y faltas, al aumentar el número de efectivos.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Huesca se cree que la seguridad ciudadana es un problema más bien psicológico. La seguridad está directamente relacionada con el número de delitos y faltas, y con la presencia de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado en la calle.

Se ha venido demostrando que en aquellas ciudades donde existe mayor sensación de seguridad ciudadana son aquellas donde la presencia de la Policía o de la Guardia Civil es más abundante y no donde menos delitos se cometen.

En reiteradas ocasiones, las actuaciones que debería prestar la Policía Nacional han sido cubiertas por la Policía local ante la falta de personal. Esto ha motivado diferentes reuniones entre el Ayuntamiento, Subdelegación y Cuerpo Nacional de la Policía para intentar buscar soluciones. El catálogo de puestos de trabajo recoge la presencia en Huesca de 130 funcionarios, aunque en la actualidad no llegaban a 75. Esta reducción ha venido motivada por vacantes, cursos, bajas o turnos. Ahora la demanda se ha visto cubierta con la incorporación, al menos, de estos nuevos policías.

Comentarios