Puerta abierta a la reapertura del Ferrocarril Barbastro-Selgua

El Departamento de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón ha convocado la licitación, por sistema de concurso abierto, del estudio de viabilidad técnico-económica de la reapertura de la línea ferroviaria entre Barbastro y Selgua, hoy en desuso y popularmente conocida como ?La Burreta?.

El plazo de ejecución es de 4 meses y el presupuesto de contrata para este estudio, junto al que atañe a la línea Alcañiz-Samper de Calanda, es de 96.000 euros.

Por otra parte, la Asociación Amigos del Tren del Altoaragón, la Coordinadora Binéfar a todo tren, la Plataforma en defensa del ferrocarril de Monzón y la Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón han emitido una nota en la que muestran su ?indignación? por la negativa de Renfe a asumir la mitad del ?hipotético? déficit de explotación del nuevo tren Zaragoza-Binéfar, y su prolongación hasta Lérida, que estas organizaciones habían propuesto que empezase a funcionar el próximo otoño.

El estudio realizado por las cuatro organizaciones, que se plasmó en una propuesta concreta de horarios que fue asumida por el Gobierno de Aragón, el cual la planteó a Renfe en el marco de sus habituales contactos con la empresa ferroviaria, demostraba la necesidad de establecer un nuevo servicio que, saliendo de Zaragoza sobre las 6,30 de la mañana, permitiera llegar a Monzón, Binéfar y Barbastro (esta última combinando con el autobús), en torno a las 8, para regresar después de las 3 de la tarde. De esta forma, se hacía posible viajar en tren a las numerosas personas que residen en Zaragoza y trabajan en la zona oriental de la provincia de Huesca. También se pedía sustituir el tren diesel que ahora atiende el servicio inverso Binéfar-Zaragoza por otro eléctrico, a fin de acortar el tiempo de viaje y aumentar la oferta de plazas.

Pese a que, subrayan, ?el nuevo tren no figuraba en el convenio suscrito con Renfe, el Gobierno aragonés se mostró dispuesto a pagar la mitad del posible déficit que pudiese generar, pero la empresa ferroviaria se niega a asumir tan mínimo riesgo. Al hacerlo, olvida que es una empresa pública, que funciona en régimen de monopolio y que, como tal, tiene la obligación de prestar un servicio público que demandan los ciudadanos. Además, no parece dispuesta a sustituir los servicios que hasta ahora prestaba en esta relación con trenes de la U.N. de Grandes Líneas, algunos de los cuales ya han sido desviados por la vía de Caspe, que en su mayor parte desaparecerán en diciembre, cuando se abra la línea de alta velocidad?.

Precisamente en previsión de esta anunciada supresión de servicios, Amigos del Tren del Altoaragón, la Coordinadora Binéfar a todo tren, la Plataforma en defensa del ferrocarril de Monzón y Crefco tenían previsto pedir un tercer servicio con trenes de la U.N. de Regionales, que saliera de Zaragoza a primera hora y regresara desde la zona oriental a última hora de la tarde, con lo que se completaría una oferta de tres posibilidades de viaje, por día y sentido, que podría ser una alternativa suficiente a dicha supresión, al menos hasta que, en diciembre de 2004, la desaparición total de los trenes de Grandes Líneas aconsejara aumentar la frecuencia.

Estas organizaciones, que ?cuentan con un amplio respaldo social en la zona?, habían pedido en las últimas semanas a los ayuntamientos afectados que adoptasen acuerdos en apoyo de su propuesta. La reciente negativa de Renfe ?hace más necesario y urgente todavía este apoyo institucional, para hacer comprender al Ministerio de Fomento, del que depende la empresa ferroviaria, que no puede hacer oídos sordos a una demanda tan justificada de estas comarcas, en las que residen casi 50.000 aragoneses y que tienen una importante actividad económica?.

Comentarios