Que alguien organice este "des-concierto"

Este sábado coincidían en el tiempo cuatro actuaciones musicales de primer orden en el Altoaragón. Por una parte Pirineos Sur cerraba sus puertas con un espectáculo cubano, en el Castillo de Ainsa la cita era con Cristina Pato y Fiana Narocá, en Barbastro una de las estrellas latinas con más proyección en el mundo anglosajón, Chayanne, era el protagonista y finalmente en Huesca, no precisamente con éxito, la pequeña del clan de los flores, Rosario, volvía de nuevo a la capital.

Semejante aluvión de actuaciones habla de una gran actividad cultural en nuestra provincia, pero también de una tremenda descoordinación. Observamos cómo todas las instituciones convienen en este análisis, pero ninguna da el paso para poner de acuerdo a los organizadores y así poder ofrecer una oferta escalonada que ayude a la deseada desestacionalización turística de la provincia. Este es uno de esos discursos que escuchamos y me temo, que seguiremos escuchando en los próximos años, sin que nadie se plantee este asunto cómo una prioridad.

Lo cierto es que de los cuatro espectáculos referidos del pasado sábado, ninguno llegó a cubrir sus expectativas, no porque no fueran atractivos, no porque no tuvieran calidad, sino porque la provincia, incluyendo a sus visitantes, no tiene público suficiente para que se llenen cuatro conciertos de este calibre.

Es momento para la reflexión pausada pero responsable. Si estos eventos en su mayoría están financiados con dinero público, debe ser una institución, en concreto la Dirección General de Acción Cultural, quien ordene y optimice esfuerzos. Otra cosa es que, primero, haya voluntad política de hacerlo y luego capacidad de gestionar este apartado, porque si una laguna ha presentado hasta el momento la Consejería de Cultura con la provincia de Huesca, esa es la que emana de la Dirección General de Acción Cultural.

Comentarios