La Catedral y el Museo Provincial, monumentos más visitados por los turistas

Aunque los turistas que se acercan hasta la provincia de Huesca lo hacen, en su mayor parte, atraídos por el tirón pirenaico, muchos aprovechan para disfrutar de las ofertas culturales y arquitectónicas de la ciudad. La Catedral y el Museo Provincial son los más visitados.

Tanto españoles como extranjeros deciden pasar un día recorriendo las calles de la ciudad, aunque son los menos los que pernoctan. Dentro de la provincia, recibimos visitas de vascos, navarros y catalanes. Además, en los últimos años se ha incrementado el número de extremeños y andaluces. En cuanto a los extranjeros, las procedencias son las habituales: franceses, ingleses, belgas... Pero desde la Oficina de Turismo se apunta que estadounidenses y sudamericanos también se dejan ver.

En general no pasan más de una noche en Huesca y, en muchos casos, ni siquiera pernoctan. Un día suele ser suficiente para visitar la Catedral, el Museo provincial, la Iglesia de San Pedro El Viejo y el Casco Viejo, que son los lugares preferidos por estos veraneantes. La Oficina de Turismo es una parada casi obligada para saber qué hacer en la ciudad. Allí les informan de las posibilidades que ofrece tanto la capital como el resto de la provincia.

Desde el Ayuntamiento de Huesca se reitera la necesidad de seguir trabajando en el fomento del turismo ya que, a pesar de que en los últimos años ha aumentado, Huesca sigue siendo una ciudad de paso en la que los turistas no pasan más de una o dos noches. Una opción elegida por algunos visitantes es utilizar la ciudad como campamento base, de forma que hacen excursiones de un día a puntos turísticos de la Hoya pero regresando a dormir a la capital.

Los veraneantes, de todas las edades, aseguran que tras una visita rápida a la ciudad, hacen rutas por la comarca o suben al Pirineo, tanto al aragonés como al catalán. Algunos, como un niño de Fuenlabrada con el que hemos hablado, se muestran

Pero no sólo los de fuera hacen turismo. Los oscenses también están interesados en conocer la provincia y una buena oportunidad para ello es apuntarse a las excursiones que cada fin de semana, desde Semana Santa hasta el final del verano, hace el bus turístico. Esta iniciativa del Patronato de Turismo, que lleva dos años en funcionamiento, ve cómo poco a poco va aumentando el número de viajeros.

Se trata de rutas por la Hoya de Huesca, con destinos como Riglos, Agüero, Bolea, Piracés, Loarre, Casbas, Ibieca o el Valle de Belsuéa bordo de un viejo autobús, de color verde, de cuya imagen y forma recuerda los autocares de antaño. Dependiendo del día, la asistencia suele ser de 18 a 22 personas.

Comentarios