El Ministerio de Medio Ambiente incorpora más aviones contra incendios

El nuevo Hércules C-130A tiene una capacidad superior a los 11.000 litros de agua y alcanza una velocidad máxima de 612 kilómetros/hora

El Ministerio de Medio Ambiente pone a disposición de las comunidades autónomas 58 aeronaves y 11 brigadas especiales

La secretaria general de Medio Ambiente, Carmen Martorell, ha presentado el nuevo avión Hércules C-130A. Este avión está situado en la base de Manises (Valencia) y podrá actuar, si es necesario, en todo el territorio nacional.

El Hércules es el avión con mayor capacidad y potencia de los actúan contra incendios en el mundo ya que tiene una capacidad superior a los 11.000 litros de agua y puede alcanzar una velocidad máxima de 612 kilómetros por hora. Se trata de un turbohélice que tiene como características principales su maniobrabilidad, potencia, velocidad y autonomía. Estos elementos le permiten transportar carga útil en el menor tiempo posible.

Medios para apoyar a las Comunidades Autónomas

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, pone a disposición de las comunidades autónomas una serie de medios, materiales y humanos, para ayudarles en la lucha contra los incendios forestales. Los efectivos están instalados en 39 bases y son los siguientes: 58 aeronaves (incluido el nuevo Hércules), 11 brigadas especiales y 13 unidades móviles de meteorología y transmisiones. Todo los medios son de cobertura nacional, por lo que pueden ser desplazados por todo el territorio según las necesidades y el nivel de riesgo.

Las 11 Brigadas de Refuerzo de Intervención en Grandes Incendios (BRIF) están compuestas por 352 personas que cuentan para su transporte con 13 helicópteros. Han sido entrenadas y equipadas por la Dirección General de Conservación de la Naturaleza para intervenir en condiciones extremas, como por ejemplo, actuar por la noche y en situaciones de especial dificultad y peligro.

Las aeronaves son las siguientes: 1 avión Hércules (con capacidad para más de 11.000 litros de agua); 20 aviones anfibios (con capacidad para 5.500 litros); 1 avión de carga en tierra con capacidad para 11.000 litros; 13 aviones de carga en tierra (con capacidades que varían entre los 3.500 a los 2.100 litros); 4 aviones ACO de coordinación y observación equipados con equipos transmisores de fotografía y vídeo y 4 helicópteros bombarderos Kamov K32A, de 4.500 litros, cuya capacidad de carga de agua les convierte en idóneos para actuar en zonas de escasez de embalses o muy montañosas.

En la presente campaña se cuenta además con 2 helicópteros BK-117 operados por la Guardia Civil en virtud de un convenio firmado entre el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Interior, que prestarán un servicio más de apoyo para la defensa y detección que de extinción propiamente dicho.

Las 13 unidades móviles de meteorología y transmisiones UMMT son todo terreno dotados con equipos de comunicación instantánea que sirven de apoyo a las labores de extinción y que cuando no hay incendios realizan tareas de estudio e investigación preventiva. Para la predicción del peligro de incendios se dispondrá, como en años anteriores, de las imágenes de satélite (NOAA y Meteosat) y de datos de la red del Instituto Nacional de Meteorología.

El Instituto Nacional de Meteorología elabora los mapas de riesgo para el día siguiente y, con carácter semanal, elabora y difunde a las Comunidades Autónomas el mapa del Indice NDVI (Normalized Difference Vegetation Index) indicativo del grado de humedad de la vegetación viva.

El Ministerio invierte casi 50 millones de euros

El presupuesto que el Ministerio ha destinado este año para lucha contra los incendios asciende a 48,9 millones de euros, de los cuales 38,7 se destinan a actuaciones propias del Ministerio de Medio Ambiente y los otros 10,2 se reparten entre las comunidades autónomas para apoyar sus sistemas de prevención.

Otras actuaciones del Ministerio de Medio Ambiente que se pueden destacar son las campañas de sensibilización dirigidas a la población rural, urbana y escolares y los cursos de formación para técnicos y responsables de las comunidades autónomas.

Como en años anteriores se dispone de Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF), en colaboración con las Administraciones autonómicas, ubicados en comarcas de alto riesgo de incendios, que tienen por objetivo la investigación de causas y la sensibilización de la población rural, así como la información sobre quemas controladas e intervención en trabajos de extinción cuando es necesario.

Comentarios