El Consejo de Ministros licita las obras Sabiñánigo-Fiscal por 62 millones de euros

El Consejo de Ministros ha autorizado la licitación de las obras del nuevo trazado de la carretera N-260 entre Sabiñánigo y Fiscal, en la provincia de Huesca. Este tramo del Eje Pirenaico aragonés (eje que llega a la frontera francesa por Port Bou) tiene una longitud de 23,285 km y su licitación se autoriza con un presupuesto de más de 62 millones de euros y un plazo de ejecución de 48 meses.

La construcción del nuevo trazado de la carretera N-260 entre Sabiñánigo y Fiscal es fundamental para la Red General de Carreteras del Estado por motivos estratégicos, ya que permite dar continuidad al Eje Pirenaico en Aragón entre las localidades citadas, evitando el sinuoso itinerario actual, así como el tortuoso puerto de Cotefablo, a 1.423 metros de altitud, y acortando el recorrido en 29 kilómetros, lo que supondrá un ahorro de tiempo de veinte minutos. Por tanto, se mejorará sustancialmente la comunicación entre valles y se potenciará de forma decisiva la accesibilidad a Ordesa, con lo que se resuelve el tramo más complejo de la Vía Pirenaica.

Antecedentes

Esta nueva carretera constituye un compromiso del Partido Popular desde 1982, defendida reiteradamente en los debates presupuestarios desde 1983.

En septiembre de 1986 se redactó un Anteproyecto siguiendo las conclusiones del Estudio Previo, en el que se desarrollaban cinco alternativas. En el proceso de información pública y evaluación de impacto ambiental a que se sometió el Anteproyecto, se desarrolló un nuevo trazado (alternativa seis), fruto de una alegación de la Diputación General de Aragón, considerado como más conveniente por su Departamento Medioambiental. Esta alternativa incluía un túnel de dos kilómetros para atravesar el collado de Pedralba.

Tras otra posterior información pública, y a raíz nuevamente de las indicaciones del Departamento Medioambiental aragonés, se amplió la longitud del túnel hasta 2.625 metros, resultando la denominada "alternativa 6 modificada" que es la que se contempla finalmente en la Declaración de Impacto Ambiental formulada el 9 de diciembre de 1996 (BOE de 20 de febrero de 1997).

La aprobación del expediente de información pública y definitiva del Anteproyecto, incluyendo sus documentos complementarios, se llevó a efecto por resolución de 15 de abril de 1997 del Secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes.

Con fecha 26 de diciembre de 1997, se dio la orden de estudio para la redacción del Proyecto de Construcción, licitado en el BOE de 19 de diciembre de 1998.Finalmente, el proyecto de construcción fue aprobado por la Dirección General de Carreteras el 24 de junio de 2002.

Descripción del proyecto

El trazado discurre entre las localidades de Sabiñánigo y Fiscal, atravesando los términos municipales de Yebra de Basa, Sobas y San Julián de Basa, destacando por su singularidad el paso por Fanlillo, el collado de Pedralba, Berroy y el cruce del río Ara.

El tramo comienza en el cruce con la carretera N-330 en Sabiñánigo y discurre sobre el trazado de la carretera actualmente existente de Yebra de Basa, mejorando alguna de las curvas de radio estricto. A partir de allí, en dirección a San Julián y hasta Fanlillo, donde termina dicha carretera, el proyecto continua con criterios similares mejorando, además, la rasante para ya acometer de nuevo el trazado.

Después de atravesar el collado de Pedralba con un túnel de 2.598 m de longitud y el cerro de Berroy con otro de 163 m de longitud, el trazado ya se dirige hacia Fiscal para, después de atravesar el río Ara con un puente de 80 m de luz, conectar con la carretera N-260.

El proyecto desarrolla una carretera convencional de siete metros, con arcenes de un metro. El radio mínimo en planta de las curvas proyectadas es de 200 m y la pendiente máxima del 8 por 100 en dos tramos de 1,0 y 3,0 km. Se disponen carriles adicionales para vehículos lentos y lechos de frenado y se han proyectado seis intersecciones a nivel para dar para el acceso a los núcleos de la zona.

Estructuras y túneles

Se proyectan tres puentes de quince metros de luz sobre barrancos y cinco grandes viaductos entre 90 y 200 m de luz con altura de pilas hasta de 60 m, todos ellos con plataforma de tres carriles, y, finalmente, el puente sobre el río Ara de 80 m de longitud. Además. se proyectan cuatro marcos de 5x4 para cruce de caminos y 100 obras de drenaje transversal.

El Túnel de Pedralba tiene 2.598 m de longitud, con una sección tranversal de 12,10 m que permite incluir tres carriles y rasante del 3 por 100. Se han proyectado refugios cada 370 m y una galería de evacuación bajo calzada de 3,50x2,50 con posibilidad de acceso rodado. Cuenta, además, con instalación de alumbrado, ventilación, detección y extinción de incendios, postes SOS, señalización y control

Por su parte, el Túnel de Berroy, de 163 m y 62 m de montera, tiene una sección de 14,00 m de ancho (tres carriles de ancho normal) y con iluminación proyectada.

FOMENTO

La longitud del tramo es de 23,285 km, con un presupuesto de 62,23 millones de euros

Comentarios