¿Globalización?

Beatriz Viejo

Globalización, todo para todos, libertad de mercado pero sólo hasta cierto punto, hasta que ellos quieren. Globalización pero sin meterte en su terreno. El rey de los reyes se ha visto invadido por una empresa del Pirineo Aragonés, un lugar remoto para ellos, y ha soltado los rayos y truenos de su caja para impedirlo. Una pequeña gran empresa que operando por internet con la venta de material deportivo especializado en montaña ha llegado hasta EEUU a través de la red de las redes con una buena política de ofertar de productos.

Barrabés ha hecho saltar la alarma en el continente americano y este le contesta con el veto. Revistas en las que hacía publicidad en dicho continente le prohíben ahora anunciarse presionadas por sus clientes locales. Y esto es solo el principio. Es una pequeña muestra de cómo la globalización tiene estructura, jerarquía, mandamás, y dueño o al menos lo intenta.

Que un pequeño pueblo provoque el nerviosismo entre los norteamericanos es la muestra de cómo una globalización vendida a bombo y platillo no es lo que parece ni lo que pretende ser. Se vende como la mayor libertad de mercado nunca existida, como la gran oferta de trabajo a nivel mundial. Pero los tira y aflojas aparecen día tras días. Que una empresa abra en Alemania y se lleve a 200 trabajadores españoles a cubrir sus puestos no supone problema, pero en el momento en que esto ocurre dentro del país la guerra explota de forma inmediata y afloran las reivindicaciones localistas y provinciales.

Y esto es sólo un pequeño punto, una pequeña muestra, un pequeño repaso de cómo funciona esta globalización que salta a la mínima puntilla que se sale de los cánones impuestos hace años y que en teoría deberían haber desaparecido con ella.

Comentarios