Brillante inauguración de los trabajos de restauración del retablo mayor de la catedral de Barbastro

Javier Callizo, consejero de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón ha sido el encargado de inaugurar el retablo mayor de la catedral de Barbastro se restauraba hace unos meses con una inversión de 421.686 euros financiados por el Gobierno de Aragón, el Ministerio de Educación y Cultura, y Caja Inmaculada.

El retablo mayor de la catedral de Barbastro es una de las obras más importantes del patrimonio aragonés del siglo XVII, iniciado por Damián Forment, el maestro escultor más insigne de la Corona de Aragón, y uno de los más brillantes de la plástica española del Renacimiento.

El consejero de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón, Javier Callizo, procedía a inaugurar esta importante obra restaurada, destacando su valor histórico y cultural, al tiempo que explicaba la labor que se ha realizado para acometer esta restauración, realizando ?una analítica completa de la obra, características de esa erosión, un estudio de la limpieza, devolución de las policromías originales e incluso reposición de las que habían desaparecido, y la nueva iluminación?.

Callizo ha estado acompañado por el obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Juan José Omella, quien resaltaba el valor de este retablo como ?libro de catequesis?, ha dicho, para nuestros antepasados, en el que se pueden contemplar escenas de la vida de Cristo, de la Virgen y de San Ramón y San Pedro.

Al acto asistía también el deán de la catedral de Barbastro, José Mora; el director general adjunto de Caja Inmaculada, Francisco Egido; el subdirector general de Patrimonio Histórico-Artístico del Ministerio de Cultura, Álvaro Martínez Novillo; el director general de Patrimonio, Antonio Mostalac, y representantes del Ayuntamiento de Barbastro.

Esta actuación se enmarca dentro de los convenios de colaboración suscritos en 1999 entre Gobierno de Aragón, Ministerio de Educación y Cultura, CAI y Obispado de Barbastro.

El importe del convenio asciende a 421.686 euros, que aportan el Ministerio de Cultura, 150.602 euros; Gobierno de Aragón, 135.542, y Caja Inmaculada, otros 135.542 euros.

Los trabajos de restauración han sido realizados por la empresa Artelán y dirigidos por los técnicos del Instituto del Patrimonio Histórico Español y del Servicio del Patrimonio Histórico Artístico del la DGA.

Comentarios