Las cosas claras

Nuria Garcés

Así es como, parece, que hay que tenerlas hoy en día. Muy claras, y sobre todo al casarse. Me explico, el Justicia de Aragón ha pedido al Ministro de Justicia que estudie la posibilidad de modificar la ley, de manera que los futuros cónyuges puedan manifestar cuál es el régimen económico al que someten su matrimonio.

Por lo que se ve, como las parejas que se casan desconocen el régimen económico matrimonial que se les aplica, cada vez hay más problemas. Y según el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, éstos son por varias razones: coexistencia de una pluralidad de ordenamientos civiles, aumento de la movilidad geográfica de los ciudadanos, o existencia, cada vez mayor, de matrimonios formados por personas de distinta vecindad civil o incluso de distinta nacionalidad. Terceras personas que entablan relaciones económicas con ellos también pueden verse afectadas por esta incertidumbre.

Lo que no dice, en su nota de prensa, el Justicia, es que, seguro, muchos de estos problemas se deben de presentar también a la hora de disolver estos matrimonios, por la vía del divorcio. Cómo quedan los bienes, cómo se reparten, a quién corresponde qué... Y es que, por lo que me cuentan, las separaciones y divorcios están aumentando como la espuma. Un conocido abogado me hablaba recientemente del elevadísimo porcentaje de fracasos matrimoniales, y no tras muchos años de convivencia, sino antes de los dos años de la boda. Vamos, que los jóvenes de hoy no hablan, no se comunican, no aguantan y no se adaptan. Y, claro, estando casados, cuando llega la hora de decirse adiós, también por lo civil, hay que tener las cosas claras. No es ninguna tontería eso de que un gran número de matrimonios está fracasando en la actualidad. Tal vez sea exagerado, pero una pareja de conocidos míos aseguran divertidos que ellos viven de las bodas. No tienen ninguna tienda de vestidos de novia, ni un restaurante de postín. Ella es peluquera, y él abogado. Ella peina a las novias. Él, un tiempo después, tramita sus divorcios.

Comentarios