Naval, una localidad ligada a la alfarería

Una tradición alfarera que se pone de manifiesto en el nuevo Centro de Interpretación de la Alfafería que se ha inaugurado en la localidad.

Se trata de un espacio de carácter museográfico desde el que se pretende acoger e informar al visitante que se acerque a Naval y descubrirle el rico patrimonio cultural y etnográfico de esta villa del Somontano.

La alcaldesa de Naval, Pilar Carruesco, expresaba su satisfacción por la apertura de este centro que ?supone la consolidación de la industria alfarera en la localidad? a través de 220 metros dedicados a la alfarería, en los que se ha invertido, entre obra y equipamientos, unos 132.000 euros.

Este nuevo centro de interpretación se viene a unir a los ya existentes en Barbastro, Colungo, Castillazuelo y Adahuesca y que muestran al visitante distintos aspectos de la comarca. La coordinación del proceso de dotación del centro se ha realizado desde el área de Patrimonio de la Mancomunidad del Somontano. Precisamente el presidente de la Comarca del Somontano, Ricardo Calvo, subrayaba que con este centro se recupera la identidad de una tradición de siglos en Naval, una localidad con dos señas de identidad: la cerámica y la sal.

Álvaro Calvo, delegado territorial del Gobierno de Aragón, destacaba la riqueza de una tierra de la que ha dicho, cuenta con numerosos recursos, al tiempo que apostaba por la recuperación de la herencia de nuestros ancestros y el afianzamiento de la artesanía.

Palabras que compartía Salvador Ariste, presidente de la Comisión de Cultura de la DPH, quien señalaba la necesidad de recuperar el patrimonio y transmitirlo a las futuras generaciones.

Bizén Fuster, presidente nacional de CHA e hijo de la villa de Naval, destacaba que ?Naval siempre se ha caracterizado por la sal y la alfarería, desarrollando un importante proceso de consolidación que da ahora sus frutos.

Se llega al Centro de Interpretación por la calle Obradores, cuyo nombre deriva precisamente de los numerosos talleres de alfarería que en ella había instalados. Al final de la misma se encuentra el antiguo alfar, conocido como ?Casa Palomera?, que ha sido rehabilitado y acondicionado para convertirse en centro de visitantes.

Una vez allí, a través de cinco ámbitos de diverso carácter, se muestran siguiendo una metodología interpretativa las claves para comprender la importancia de la tradición alfarera en Naval.

Varios paneles y mesas tratan aspectos relativos a la historia de la cerámica, tipos de producción de los alfares altoaragoneses, la ollería, la villa de Martres (hermana con Naval) o las ?basas? y la preparación del barro.

Además de contener información gráfica bidimensional, el contenido de los paneles se completa con maquetas, reproducciones de piezas arqueológicas y elementos tradicionales.

Se puede visitar el obrador, perfectamente conservado, en el que se encuentran el depósito de barro, los tornos, las tablas de orear o los molinos de barniz.

Otra dependencia es el horno en el que se cocían las piezas y en el que, a través de paneles, se explica el proceso de carga y de desenfornado.

Los últimos dos espacios muestran la importancia de la ?trajinería? en Naval y su directa vinculación con la alfarería, así como los últimos 100 años de historia de la localidad desde su tradición alfarera.

Comentarios