Las Cortes de Aragón inician la tramitación de la ley en materia de protección animal

Las Cortes de Aragón han comenzado el estudio del borrador de la futura Ley de Protección Animal remitido por el Gobierno aragonés el pasado mes de abril, que se pretende esté aprobada en la presente legislatura. La ponencia del Informe de este texto, que cubrirá el vacío existente en Aragón con relación a la protección animal y compilará las normas sectoriales, estudiará un total de 133 enmiendas presentadas por los grupos parlamentarios. De éstas, 35 son del Partido Popular, 8 del PAR, 43 de Chunta Aragonesista y 47 de Izquierda Unida.

El texto tiene como ámbito de legislación todos los animales vertebrados y divide su articulado en títulos específicos dedicados a los animales domésticos (tanto de compañía, como de trabajo y renta), los animales para experimentación científica y la fauna silvestre. Además, tiene en cuenta las regulaciones específicas para la caza y pesca y para espectáculos con animales en el caso de eventos taurinos.

Con la aprobación de esta Ley, Aragón dejará de ser una de las tres únicas Comunidades españolas que no tienen cubierto este ámbito. En ella se introducen aspectos como la creación del carné de cuidador y manipulador de animales, que tendrán que obtener todas las personas que trabajen con animales domésticos y del Comité Consultivo para la Protección y Bienestar Animal. Este organismo vigilará la aplicación de la ley y estará formado por representantes de la administración, expertos y colectivos de afectados por su ámbito de aplicación.

OBLIGACIONES Y SANCIONES

En el texto, cuya filosofía es evitar el sufrimiento de todo tipo de animales, se incluyen las normas que se deben cumplir para tenerlos en cautividad, para su sacrificio, para la organización de espectáculos taurinos y para la utilización de animales de experimentación.

La ley establece para los propietarios de los animales la obligación de que éstos cuenten con un elemento de identificación permanente y prohíbe todo tipo de sacrificios domésticos, aunque se permitirán las matanzas de cerdos, de conejos, aves de corral, ganado ovino y ganado caprino siempre que exista tradición y sea para el autoconsumo familiar.

Dentro de la clasificación de espectáculos, se prohíben todos, excepto los taurinos, donde se establecen limitaciones para evitar prácticas que no tengan verdadera relación con la tradición.

Por su parte, las peleas, tanto de gallos como de perros y otros animales, se penarán con multas de hasta 150.253 euros, cerca de 25 millones de pesetas, al considerarse infracciones muy graves. Entre 601 y 6.010 euros pagarán de multa aquellos que cometan infracciones calificadas como graves, dentro de lo que se inscribe el someter a los animales a trabajos excesivos, la realización de mutilaciones o aquellos que los mantengan heridos o enfermos sin la asistencia sanitaria. En último lugar, las infracciones leves se pagarán con cantidades entre los 60 y los 601 euros por parte de aquellos que no faciliten alimentación a los animales o los tengan en condiciones higiénico-sanitarias poco adecuadas.

PONENCIA

Los trabajos de la Ponencia que estudiará las enmiendas presentadas y elaborará el informe para su posterior aprobación en la Comisión de Medio Ambiente y su remisión al Pleno de las Cortes, comenzaron el pasado 25 de junio, cerrándose así un ciclo que comenzó hace siete años cuando se creó un comité científico para la elaboración del texto.

Los ponentes de la misma son José Urbieta, del Partido Popular, Milagros Trasobares, del PSOE, que actuará como coordinadora del informe, Trinidad Aulló, del PAR, Yolanda Echeverría, de Chunta Aragonesista y Jesús Lacasa, de IU.

Comentarios