Cartas al Director: 20 J en Huesca: Mi reflexión

Arancha García-Carpintero Broto Secretaria General de la U.C. CC.OO. Huesca

Ya se me ha pasado la resaca del gran día, y desde la calma de haber observado la incidencia de la Huelga en los medios de comunicación, es hora de hacer valoraciones.

La guerra de cifras ha sido una verdadera vergüenza, y a pesar de que en cierto modo se intuía, la realidad, una vez más, ha superado la ficción. Desde la subdelegación del gobierno en Huesca se han dado datos que ni siquiera coinciden con los de la CEOS, que una vez más se ha instalado con el poder, haciendo más labor de la debida, puesto que se pasó media mañana indagando en 250 empresas oscenses para saber la incidencia de una huelga que, según afirmaba, nada tenía que ver con ellos.

Esas 250 empresas de muestra no sabemos si fueron elegidas por el azar, como debería haber sido, o por el contrario fueron exquisitamente seleccionadas, como intuyo que ha ocurrido, para lanzar cifras que enturbiasen la realidad. El caso es que ni siquiera estos dos grandes aliados y amigos han sabido ponerse de acuerdo.

Alguna prensa oscense también hizo su gran labor, y en vez de captar la imagen del día, que fue sin duda la multitudinaria manifestación que se desarrolló en la capital, o los polígonos desiertos (donde se aglutina la inmensa mayoría del colectivo trabajador de Huesca), publicaron en primera página la foto de las terrazas llenas de gente, insinuando la normalidad de la ciudad.

Habría que saber si esas personas de la terraza habían acudido a su trabajo habitual, porque dudo que a las 12 horas esos negocios sean tan rentables cualquier otro jueves del año. Y ya lo siento, porque la mayoría del pequeño comercio, y la mayoría de los bares oscenses (que por cierto, numéricamente son una mínima parte de colectivo trabajador, y mayoritariamente autónomos), no merecían hacer el agosto. Más les valdría haber sido un poco más sensibles, siendo menos protagonistas.

La Huelga General fue un éxito en Huesca, como en el resto del país, como así lo ha manifestado toda la prensa europea, y como así lo hemos visto millones de españolas/es. Da pena ver la democracia de nuestra España, la de la libertad de expresión, que niega rotundamente la evidencia.

La gran movida social que tuvo lugar el pasado día 20 necesita una respuesta, y el PP no puede escaparse de ella. La democracia no es sólo el voto cada cuatro años, sino el reconocimiento y el respeto de la opinión de la gran mayoría cada día del año.

Pero está claro que si continúan con esta política de la mayoría absoluta, heredando la conciencia de sus parientes franquistas, en dos años sí ejerceremos el derecho al voto, y seguro que la memoria no nos fallará a quienes hemos participado en el 20 J activamente.

Comentarios