12 incendios en la provincia de Huesca en 6 días

La alarma ha vuelto a saltar en la provincia de Huesca con un nuevo incendio cercano a la zona en la que el año pasado el fuego asoló tres mil hectáreas. La Sierra de Loarre, entre el castillo del mismo nombre y el repetidor que la compañía Telefónica tiene ubicado en ese punto, sufría la acción de las llamas aunque esta vez han sido escasas las hectáreas calcinadas en un incendio que ha afectado a una zona de difícil acceso. Para el control de las llamas ha sido necesario el uso tanto de medios terrestres como aéreos.

Desde el pasado día 19 de junio, en sólo 6 días, 12 incendios han afectado ya a diferentes parajes oscenses como el monte de Santa María de la Peña y en Bentué de Rasal, en plena Sierra Caballera. También Nueno, Almudévar, Anzánigo, Morán, en la provincia de Zaragoza, pero rayando el límite con Huesca, Ayerbe, en unos campos de cultivo o una granja de vacuno en Sariñena han sido zonas afectadas. Ademá Riglos o Peraltilla, donde ardían más de 300 hectáreas de superficie de cultivo, el fuego se convertía en protagonista a la vez que se reavivaba el incendio declarado en la tarde del viernes entre Ardisa y Lupiñén-Ortilla afectando a una superficie de pino carrasco.

Los incendios comienzan a tomar así el protagonismo del verano tras unos días en los que las altas temperaturas, la escasez de lluvias y las tormentas secas han afectado al Altoaragón. Ya el año pasado los incendios se multiplicaron de forma alarmante y para evitar repetir estos registros, El Gobierno de Aragón ponía en marchas el día 16 la campaña de prevención bajo el lema ?Depende de ti? que se prolongará hasta el 30 de septiembre.

Para esta campaña 300 efectivos de la guardería forestal, 61 cuadrillas forestales y 73 puestos fijos de vigilancia se mantendrán activos durante la campaña, lo que supone un aumento de recursos con respecto al año pasado, así como los helicópteros, que han pasado de seis a ocho.

El número de hectáreas calcinadas el verano pasado en Aragón superó la suma de los cinco años anteriores, siendo la provincia de Huesca la más perjudicada con más de un centenar de siniestros. Los datos recogidos reflejan que ardieron en torno a las cinco mil hectáreas.

Comentarios