Más "conciertos"

Alberto Cebrián

No me refiero a conciertos musicales como los que preparan en Huesca Bustamante y Verónica, o los que ofrecerán Bisbal y Chenoa, Rosa, y Natalia, ni tan siquiera al de las Hijas del sol,... digo conciertos aludiendo a las palabras de León Buil en su intervención en el salón del Justicia del Ayuntamiento de Huesca. Era durante la presentación del libro Memoria del Estatuto cuando el exparlamentario valoraba la voluntad de consenso de los dirigentes políticos españoles en general y aragoneses en particular durante los primeros años de configuración de las comunidades autónomas.

Primar los conciertos sobre las divergencias. Eso es lo prioritario. De esa forma se consiguen los grandes logros de una sociedad. Lo afirmaba aludiendo a cualquier institución que pretenda que su gestión sea positiva para los ciudadanos.

Huesca, Aragón,... tienen ante sí retos en los que se hace necesario el consenso de todas las partes implicadas. De lo contrario hay trenes que pueden pasar de largo. Por ejemplo, en Aragón el agua se convierte en elemento de unión o de confrontación, según se mire, entre sus habitantes. Las Cortes autonómicas analizan el Pacto del Agua en el marco de la Comisión Especial de Revisión de este documento. Diálogo es lo que se pide. Para que no haya perjudicados; para que las obras hidráulicas pendientes desarrollen determinadas comarcas aragonesas sin menoscabo a los intereses de los territorios en los que se han de construir.

Estamos, por otro lado, a tan sólo unos días de que se cierre el plazo de presentación de alegaciones al Plan General de Ordenación Urbana de Huesca. Está en juego el diseño de la ciudad del futuro, al menos, el diseño de las próximas décadas. La capital oscense conoce muy bien lo positivo de que haya concierto en la actuación municipal. Allí está el edificio del Conservatorio de Música.

Comentarios