Bienvenida la Fundación

Luis Laiglesia

Por fin la Fundación Anselmo Pie ha reconducido por caminos menos enrevesados el proyecto de la recuperación del Teatro Olimpia.

Lo cierto es que el Ayuntamiento de Huesca nunca había visto con buenos ojos una operación tan complicada como la que se proponía en un principio y que ligaba la rehabilitación del teatro a una promoción de viviendas en el actual Avenida.

En cambio ahora la Fundación Anselmo Pie, con el nuevo giro dado a los acontecimientos, empieza a parecerse más a una fundación que a una empresa.

La ciudad necesita conservar el teatro Olimpia, ya que es el único de los tres grandes teatros que ha poseído Huesca que permanece en pie. Adiós dijo en su día el Principal, el mismo camino siguió posteriormente el Odeón, y no debería dejarse escapar la ciudad esta ocasión para dignificar y recuperar para los grandes acontecimientos el viejo Olimpia.

Si los términos expresados por la Fundación en la nueva propuesta trasladada al Ayuntamiento se mantienen, la operación está llamada al éxito. En la propuesta figura que la rehabilitación correrá a cargo económicamente de la Fundación, además deberá ceder el uso de la infraestructura cultural una serie de días al Consistorio.

Será porque uno es mal pensado, pero ahora no puedo por más que preguntarme dónde han quedado los impedimentos que planteaba la Fundación para aceptar estos términos que, dicho sea de paso, eran los que planteaba el Ayuntamiento desde un principio. Todo sea por el bien de la ciudad; olvidemos las anteriores propuestas -apoyadas políticamente por determinados grupos políticos- y apoyemos este nuevo escenario, desde luego, bastante más coincidente con el interés general.

Comentarios