Cartas al Director: Manifiesto a los policías por un país libre, democrático y con derechos para todos

Sindicatos SUP, UFP y SPPU

En España se han convocado en los últimos 25 años 7 huelgas generales: 1977, por la libertad sindical y contra la congelación salarial; 1978, por el empleo en Europa, convocada por la Confederación Europea de Sindicatos; 1985, contra el recorte de pensiones, convocada por CC.OO.; 1988 contra el plan de empleo juvenil; 1992, contra el recorte del subsidio del paro; 1994, contra la reforma laboral y 2002, contra la reforma del paro y abaratamiento del despido.

El gobierno ha promovido reformas que producen graves restricciones en derechos sociales. Los sindicatos firmantes coinciden con el planteamiento de los sindicatos de clase y por ello manifiestan públicamente su apoyo a la huelga general, que no podemos secundar al tenerlo expresamente prohibido por la Ley Orgánica 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Hace dos años convocamos cuatro sindicatos policiales un referéndum donde una abrumadora mayoría dijo que si tuviésemos el derecho de huelga y fuese convocada, por la situación del colectivo apoyarían la misma. Hoy, dos años después, la situación no ha mejorado, al contrario, por lo que nuestra decisión es plenamente coherente con nuestra trayectoria y la situación del colectivo.

La convocatoria de huelga general coincide con un evento político, la presidencia europea, más importante que los eventos culturales y deportivos celebrados durante 1992 (exposición universal y olimpiadas). Todavía hoy se reprocha a los sindicatos no haber hecho suficiente entonces, quizás por los mismos que ahora apoyan la posición del Gobierno y critican la posición absolutamente justificada de las organizaciones firmantes.

No pedimos a ningún miembro del CNP que lleve a cabo un acto ilegal ni pretendemos poner en riesgo la seguridad de la cumbre de Sevilla. Pretendemos manifestar nuestra solidaridad con los sindicatos de clase, nuestro apoyo a los trabajadores más necesitados del país y la falta de diálogo y desprecio del gobierno hacia los miembros de este colectivo.

Exigimos al Gobierno que no utilice a los Policías como elemento de confrontación, como excusa para eludir el debate sobre sus políticas sociales, convirtiendo en un problema de orden público lo que debe ser el ejercicio de un derecho fundamental y democrático.

Pedimos a todos los miembros del Cuerpo Nacional de Policía que denuncien las órdenes ilegales, abusivas o cualquier actuación que atente contra el ejercicio de derechos fundamentales. Sólo esa actitud cabe esperar de quienes con riesgo de su vida garantizan el ejercicio de los derechos y libertades cada día en las calles de España.

Comentarios