Cartas al director: La huelga del 20-J y los mentirosos oficiales del reino

Germán Sanromán Sesé, afiliado de UGT

Una vez pasados unos días, del 20 de junio se puede ir analizando, más en frío, el desarrollo de la huelga general celebrada ese día y de las actitudes mantenidas por algunos personajes de la derecha política y económica de toda la vida, que siempre hemos tenido en España y en Huesca.

La primera consigna del Gobierno era negar la evidencia; que la huelga había sido un éxito y había sido secundada mayoritariamente por los que estaban convocados a realizarla, es decir, los trabajadores. Para negar esta evidencia intentan compararla con la huelga del 14-D celebrada hace 14 años, en 1988. Los que hemos participado en ambas sabemos que la huelga del 14-D, no fue una huelga general, sino fue una huelga total, porque a la convocatoria de huelga de UGT y CC.OO., se sumó el cierre patronal de empresarios y la derechona de toda la vida, no por los motivos de la convocatoria de huelga sino por otros muy diferentes. Lo del 14-D de 1988 difícilmente va a volver a repetirse porque fue como esos momentos meteorológicos que sólo ocurren una vez cada 500 o 1.000 años.

Por otro lado al hacer porcentajes de cuanta gente secundo la huelga se meten también a jubilados, amas de casa, estudiantes, parados, empresarios, policías, militares, etc., y si aún así no salen las cuentas se miente descaradamente como lo hicieron en Huesca el Subdelegado del Gobierno y el Delegado Territorial de la DGA. El Subdelegado del Gobierno dio la mitad de incidencia de paro que la CEOS a pesar de conocerlos previamente, y de que la encuesta que realizaron, estaba más apañada y era más falsa que las del CIS. Por otro, el Delegado Territorial de la DGA, dio un porcentaje de gente que había secundado la huelga en su administración comparándolo con el total de empleados de la DGA, sin descontar, los que estaban ese día de servicios mínimos, que eran muchos, ni los que ese día tenían fiesta o turno de tarde o de noche (en la Sanidad también son muchos), vacaciones o se habían pedido un moscoso. Yo solo voy a dar un dato comprobado personalmente, entre las 7,30 y las 8,45 en los edificios múltiples, entraron poco más de 100 personas, el resto no sé si llegaron tarde, estaban de fiesta o de huelga.

Hay algunas mentiras que son clamorosas, un medio de comunicación hacía un repaso de las obras del sector de la construcción en la ciudad de Huesca y su entorno, y concluía que solo ?algunos gremios trabajaron en el interior de algunas viviendas unifamiliares, chales y pequeñas obras?, el resto de las obras estaban paradas y sin trabajadores, pero el titular dado era que el paro lo había secundado en el sector de la construcción el 23,95% de los trabajadores, con lo cual algo no cuadra.

Pero el mejor ejemplo del amplio seguimiento de la huelga fue la manifestación celebrada en Huesca al igual que las demás capitales de provincia, como se puede decir ?sin que se le caiga a uno la cara de vergüenza? que solo había 2.000 personas. He realizado personalmente la siguiente comprobación matemática, cuando la cabecera de la manifestación llegaba a la Calle Capuchinas, la cola de la manifestación estaba en los Porches de Galicia en el cruce con la Plaza de Navarra, esto son unos 600 metros de longitud, que a una media de anchura de la calzada de 5 metros solamente, son 3.000 m2, si por m2 había solamente una media de 2,5 personas, que es ir muy anchos (el PAIS haciendo un cálculo similar de la manifestación de Madrid hablaba de 3 o 4 personas por m2), hacen que en la manifestación de Huesca hubiera por lo menos 7.500 personas, sin contar las que había en las aceras. Si sólo hubieran parado los que dicen los empresarios y el Delegado del Gobierno, de dónde salió tanta gente en un día laborable.

En fin, hay otros muchos datos objetivos que delatan a estos mentirosos como es la manipulación en el consumo de energía eléctrica, el de los polígonos industriales vacíos y sin coches, etc., pero aún esos los intentan minimizar, despreciar u obviar. En fin miente tanto el Gobierno y sus adlateres, que a pesar de tener todo el aparato mediático a su disposición, la inmensa mayoría de los ciudadanos ya no les cree.

Por eso están tan nerviosos, a la derecha política y económica, sean del PP o del PAR, se les ha visto su verdadera cara, saben que hay un descontento generalizado que ya nadie les cree y que la huelga fue un éxito, y están que rabian. Habrá que tener cuidado para que no nos muerdan.

Comentarios