El Ayuntamiento de Huesca estudia reducir el número de antenas de comunicaciones

El Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca ha llevado a cabo un informe sobre la viabilidad de reducir el número de antenas de telefonía y colocarlas fuera de la ciudad. El nuevo proyecto, que será estudiado en los próximos días por el grupo de trabajo del ayuntamiento, respeta los niveles de radiación establecidos por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

El consistorio local ha encargado el estudio al Departamento de Tecnología de las Comunicaciones de la Universidad de Zaragoza. El proyecto realizado pretende reducir de 23 a 9 los emplazamientos de las antenas de telefonía, de las cuales sólo dos permanecerían dentro del casco urbano. El Ayuntamiento pretende situar todas las torres en suelo municipal para evitar posibles problemas con las asociaciones de vecinos.

El proyecto contempla todos los sistemas de comunicaciones, incluidos los utilizados por la policía o los bomberos. Supone pasar de un modelo en el que cada operadora busca un lugar donde colocar su antena a una integración de servicios por la que una empresa, a través de concurso público, obtendría la licencia para colocar una torre y alquilaría un espacio a las operadoras.

Según Antonio Baldovinos, profesor de telecomunicaciones de la Universidad de Zaragoza y coordinador del estudio, el nuevo sistema se mantiene por debajo de los niveles de radiación establecidos por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Baldovinos manifiesta que las antenas se situarán a una distancia suficientemente prudencial para evitar riesgos psicológicos, aunque asegura que éstas radian la energía de frente, no hacia abajo, por lo que quien tenga cerca de su domicilio una antena de estas características, no corre ningún peligro.

El equipo de la universidad ha descartado la posibilidad de colocar fuera de la ciudad todas las torres de comunicaciones porque, el tamaño de Huesca, imposibilitaría que todos los ciudadanos pudiesen hablar con sus teléfonos móviles.

Comentarios