Cartas al Director: 20J Huelga General: porque la prestación por desempleo siga siendo un derecho

Juventud Obrera Cristiana

La Juventud Obrera Cristiana en estos momentos realiza una reflexión al conjunto de la sociedad española y a la Iglesia , de la que formamos parte, motivada por la ultima reforma de la prestación por el desempleo y la Reforma de la Ley básica de Empleo que actual Gobierno ha canalizado vía decreto Ley.

Ante esto queremos mostrar una gran preocupación, pues consideramos que esta medida no es necesaria. Es un claro gesto de lo que nuestro gobierno actual entiende por democracia, las imposiciones tienen una consecuencia natural de rechazo por parte de los que tienden a ser sujetos de imposición. La reforma de la prestación por el desempleo es una medida injusta y no necesaria en estos momentos. Y no podemos tratarla como un fenómeno por sí mismo, tenemos que refrescar la memoria con las anteriores medidas, estamos asistiendo a un proceso continuado de atentar contra la clase trabajadora.

De forma progresiva se han ido tomando una serie de medidas, de las cuales, vemos que siempre son los mismos, quienes tenemos que asumir y realizar esfuerzos en beneficio (según algunos) del Estado. Habría que recordar qué Estado. Tenemos que entenderlo como algo más amplio, donde son partícipes todos los estratos de la sociedad, incluido el empresarial, que paradójicamente ha ido evolucionando en la concesión de derechos, de beneficios otorgados por el gobierno, y de forma, como si por generación espontánea se tratase, sin relación alguna, los trabajadores y los que no, hemos ido perdiendo derechos.

Son tres cuestiones protagonistas de esta reforma: Por un lado, los despidos serán más baratos y fáciles. Además, se pierde el salario de tramitación a pesar de que el despido no esté justificado. Los llamados contratos de inserción no darán derecho a prestaciones de desempleo y se generaliza; cualquier empresa puede realizar esta modalidad de contratación.

Y el tercer bloque, es que los trabajadores temporeros, no podrán empezar a cobrar las prestaciones de desempleo hasta que la empresa demuestre que ha cotizado por las vacaciones y el trabajador que las ha disfrutado. Los emigrantes españoles que retornan a España tienen que haber trabajado en el extranjero al menos 6 años para poder tener derecho al desempleo, siempre que lo hayan hecho en países que no pertenezcan a la Unión Europea.

Los trabajadores eventuales del campo dejan de tener un derecho al desempleo, sólo se mantienen aquellos que hayan accedido a él otros años, pero no para aquellos que pudieran ingresar por primera vez. Los beneficiarios de prestaciones tendrán la obligación de aceptar las ofertas de trabajo que el Servicio Público de Empleo (SPE) considere adecuadas, aunque no se ajuste a la profesión demandada, o el salario sea inferior a los anteriores, o se tenga que realizar una desplazamiento de hasta 30Km.

Ante esta situación, nos vemos obligados a mostrar nuestro total rechazo. No podemos seguir permitiendo que se adopten medidas que vayan en detrimento de la clase trabajadora, la prestación por desempleo tiene que seguir siendo un derecho, ya que mensualmente de la productividad que generamos se nos descuenta un tanto por ciento para ello; hay que decir con mayúsculas, que el desempleo que percibimos, lo hemos ido generando mientras hemos estado trabajando y no nos regalan nada, el gobierno no tiene que realizar un esfuerzo extraordinario para ello, además tenemos que recordar que el Servicio Público de Empleo (SPE) genera beneficios.

No se puede utilizar la afirmación de que hay un porcentaje de la población que defrauda al menos no al nivel que nos quieren hacer creer. Si lo ponemos en relación con el fraude que el sector empresarial realiza, con toda seguridad la balanza tienda hacia este último sector, donde están las medidas de control. Una vez más podemos observar hacia dónde tienden las medidas y quiénes tienen que ser los que realicen los esfuerzos por el bien de la economía del Estado. Se acusa de ser una huelga política, no podemos confundir los términos, continuamente el gobierno utiliza argumentos vacíos de contenido. Es una huelga fundamentalmente de disconformidad a la política que están realizando, no se puede jugar con un discurso donde se nos intenta crear un sentimiento de culpabilidad, tenemos el derecho y la obligación de participar en la vida económica del país de forma continuada, también en la toma de decisiones, utilizando las herramientas que el Estado tiene, pero de forma constante, no sólo cuando al gobierno de turno le interese.

Queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo a la convocatoria que, por parte de los agentes sociales, se ha realizado con motivo de la reforma del desempleo hecha por el Gobierno, pero también queremos realizar una crítica constructiva, los agentes sociales tendrán que hacer una reflexión profunda. Esta medida es un poco tardía, han habido razones más que suficientes para haber reaccionando antes, los trabajadores y los no trabajadores tienen que ser la prioridad. Se trata de poner mayor énfasis en las condiciones de vida que los trabajadores y las trabajadoras que vamos teniendo. No podemos permitir que ningún derecho se pierda, derechos que han sido conquistas, en muchos momentos han significado incluso la perdida de la vida por la defensa de la justicia, de la dignidad, no podemos perder la memoria histórica; los agentes sociales, todos y cada uno de ellos, tienen el derecho y la obligación de tener esto como prioridad en sus agendas.

Por todo esto, creemos y pensamos que la población española tenemos que concienciarnos de cuáles son las medidas que nos quieren imponer, con esta huelga tenemos que hacer contar que la dignidad de la persona está por encima de cualquier tratamiento estrictamente económico, "no somos mulas de carga, somos hijos e hijas de Dios".

Comentarios