¡Libertad!

Beatriz Viejo

Libertad de pensamiento, de expresión, de palabra, de acción, de movimiento... de todo pero en fin de nada. Normas, leyes, obligaciones y horarios así como perjuicios sociales son los que nos coartan y no nos dejan ser totalmente libres. ¿Quién puede decir que hoy en día es libre para hacer lo que quiera? Si no son normas sociales, son estatales y si no las familiares o las que cada uno se impone.

¿Tan difícil es hacer lo que cada uno quiere? Pues en esta sociedad si, porque aunque no lo parezca todos te vigilan. Sales de casa y ya tienes a la tendera de la esquina, a la de la panadería de al lado, a la de la librería y a la de los congelados vigilando tu salida. ¿A dónde debe ir, mírala como va, a esta horas? Todo son perjuicios, nada va bien ni nada es lo correcto. Nadie sabe como actuar, todos nos vigilan, opinan y dicen como debería ser pero al final nadie acaba haciéndolo.

Si al final va a tener razón George Orwell cuando anunciaba en su novela ?1984? el futuro con una sociedad controlada por unos cuantos, vigilada por todos, sometida a unas normas estrictas, con una libertad nula y con una rutina amargante que convierte a cada individuo en uno más cortado bajo el mismo patrón.

Seamos felices y no intentemos vivir la vida de los demás. Pensemos en nosotros y no nos ocupemos de los quehaceres del otro. Cada persona es un mundo y en ese mundo no faltan los problemas. No los busques fuera y deja vivir para que los demás te deje vivir en paz. Construye una ciudad libre, feliz, solidaria, en fin, la mejor posible aunque sepas que tu libertad nunca será plena pero pensando que siempre podrás conseguir un mayor grado de satisfacción para lograr la felicidad.

Comentarios