El Libro Blanco del Agua de Aragón estará redactado en el plazo de nueve meses

?En unos nueve meses se contará con el Libro Blanco del Agua de Aragón?. Así lo ha afirmado el consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Víctor Longás, que ha presidido la reunión del Consejo de Dirección del Instituto Aragonés del Agua, en la que se ha acordado también la suscripción de distintos convenios para la realización de obras de depuración de aguas residuales y mejora de abastecimiento del agua de boca.

El Libro Blanco del Agua será el paso previo a las bases de la política del agua en Aragón, donde se incluirá también una recopilación de la información existente para la elaboración del Plan de Infraestructuras Hidráulicas de Aragón, actualmente en realización. En él, junto con el Plan de Infraestructuras Hidráulicas se explicarán las necesidades de agua para todo tipo de recursos en la Comunidad autónoma aragonesa. Se reivindica la garantía, por parte del Gobierno central, del uso de 6.550 hectómetros cúbicos de agua en Aragón para usos agrícolas, ganaderos, industriales, turísticos y de ocio. Es la cifra que ya aparecía recogida en el Pacto del Agua. Además, se exige que el Gobierno de Aragón pueda gestionar los caudales de cada uno de los nuevos embalses que se construyan en esta Comunidad.

Los objetivos de las bases de la política del agua en Aragón, enmarcada en la Ley 6/2002 de Ordenación y Participación en la Gestión del Agua en Aragón, son establecer las directrices generales de la política sobre agua e infraestructuras hidráulicas de la Comunidad autónoma aragonesa, así como definir las bases para la elaboración de un Plan de prevención de inundaciones y otros riesgos hidráulicos. Además, pretende estudiar la implantación de medidas efectivas para el ahorro y el uso racional de los recursos hídricos y, en general, para la protección del medio hídrico y establecer prioridades y plazos para la consecución de los objetivos básicos aragoneses en materia de política hidráulica, entre ellos la ejecución de las infraestructuras que permitan garantizar las necesidades de agua de Aragón.

En cuanto a los convenios con entidades locales para la construcción y gestión de estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR), Longás ha señalado que se iniciará la construcción de varias estaciones depuradoras de aguas residuales incluidas en la segunda fase del Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración en los municipios de Mallén, Gallur, Ateca, Daroca, Épila e Híjar-Urrea de Gaén, Samper de Calanda, Alagón, Caspe, Tauste y Cella.

El coste total de estas actuaciones asciende a 32 millones de euros. Estas inversiones se van a acometer con fondos de Cohesión y presupuesto del Gobierno de Aragón. Asimismo, en cuanto a las obras hidráulicas de mejora de abastecimiento de agua de boca, el consejero de Medio Ambiente ha afirmado que el Consejo de Dirección del Instituto Aragonés del Agua ha aprobado el inicio de obras de abastecimiento, potabilización y encauzamiento del río en las localidades de Aranda de Moncayo, Borau, Ardisa, Chiprana, Estopiñán, Fayón, Mancomunidad del Bajo Martín, Monzón, Uncastillo, Alpartir, Manzanera, Cerezos, Pozuelo de Aragón y Mancomunidad del Alcanadre. Las inversiones en la realización de estas obras asciende a un total de casi 11 millones de euros.

Comentarios