El derribo de Casa Vilas obliga a cerrar el Coso al tráfico durante todo el día

Este miércoles, ha permanecido cerrado al tráfico el Coso Bajo en toda su extensión, desde la Plaza de Santo Domingo hasta las ?Cuatro Esquinas?, con motivo de las obras de demolición de Casa Vilas. Las obras han comenzado a las siete y media de la mañana y se prolongarán durante todo el día.

El tráfico rodado ha sido fluido durante toda la mañana y no se ha registrado ningún incidente gracias a que varios agentes de la Policía Local han asistido a los conductores. No obstante, el Ayuntamiento ruega a los automovilistas que por el momento eviten la zona afectada. La circulación ha sido desviada por el paseo Ramón y Cajal y por la ronda Montearagón.

Las obras han arrancado desmontado prácticamente pieza por pieza el tejado y los dos primeros pisos. Posteriormente ha comenzado la demolición del resto de la edificación.

Según técnicos del ayuntamiento, el corte del inmueble terminará hoy, por lo que la circulación por el Coso Bajo no permanecerá más días cortada. Sin embargo, las obras de derribo y extracción de escombros se prolongarán al menos un mes debido a la profundidad del edificio.

Los trabajos los lleva a cabo una empresa especializada, debido a lo complicado de la operación. Siempre ha existido el temor de que las viviendas colindantes pudieran verse afectadas por el derribo, cosa que no ha ocurrido.

Una vez derribada toda la manzana, y antes de entrar a construir, habrá que proceder a efectuar la oportuna excavación arqueológica a que obliga la ley. Tras la excavación, será el Departamento de Patrimonio el que decidirá la necesidad de las conservación o no de los restos que aparezcan.

Huesca dice adiós así a una de sus zonas más degradadas. Se espera que en el plazo de unos meses podría comenzar la edificación de las oficinas y apartamentos que la propiedad tiene proyectados para esta manzana. Por cierto que la nueva edificación deberá reconstruir un pasaje tan tradicional como el de la Nevería.

Comentarios