Cuatro personas mueren en Aragón cada día a causa del tabaco

Dato para la reflexión en este viernes jornada en la que se celebra el Día Mundial sin Tabaco, este año con el lema, ?Deportes sin tabaco, juega limpio?. Una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud a la que se adhiere el Gobierno de Aragón, cuyo objetivo es sensibilizar sobre los efectos perjudiciales que el consumo de tabaco tiene en la salud. Este año el mensaje se centra en tratar de erradicar del ámbito deportivo tanto el hábito de fumar como la exposición involuntaria a los ambientes contaminados con humo de tabaco.

Los organizadores de la "Semana sin Humo" en Huesca han instalado mesas-consultas de intervención en la mayoría de los centros de salud con el fin de ofrecer material divulgativo al público y facilitar el abandono del hábito tabáquico a aquellas personas que lo deseen. Además de intercambiar cigarrillos por flores o caramelos, los médicos del Centro de Salud Perpetuo Socorro también han realizado pruebas con un espirómetro a los pacientes que lo han deseado.

Al año, fallecen 1.200 personas en Aragón a causa del tabaco. El 55% de los jóvenes aragoneses de entre 15 y 24 años fuma habitualmente. Y hay más mujeres que fuman aunque los hombres fuman más cigarrillos de media.

El tabaco está ligado al 30% de todas las muertes por cáncer, al 90% de los de pulmón, al 25% de las cardiopatías isquémicas y al 75% de las enfermedades respiratorias. Por estos y otros motivos cada vez son más las personas que se plantean abandonar el tabaco, con lo que el número de fumadores ha disminuido en los últimos años. Dejar de fumar ya no es un imposible.

Por el momento la DGA ha recibido un total de 65 denuncias por incumplimiento de la ley de prevención de drogodependencias, de las que 56 son por consumo de tabaco, y el resto por alcohol. Además, los consejeros de las comunidades autónomas decidirán en julio las medidas previstas en el plan nacional contra el tabaco. El texto remitido a los consejeros prevé 300 medidas entre las que figura subir el precio del tabaco y excluirlo para el cómputo del índice de precios al consumo. Los expertos calculan que elevar el coste obligaría a dejar el hábito a 40 millones de personas en todo el mundo y evitaría 10 millones de muertos.

Comentarios