Los Libreros Oscenses escriben un manifiesto para mejorar la distribución de los libros de texto

La Asociación de Libreros de Huesca ha redactado un manifiesto en el que señala los puntos por los que se opone a que los libros de texto sean distribuidos por los propios centro escolares. Con tal motivo presenta también en el mismo manifiesto las propuestas para lograr una mejora de la situación:

- Que la gratuidad sea total y no parcial, para los que verdaderamente lo necesitan.

- Que la desgravación de los textos sea efectiva en las rentas propias para todos.

- Que exista libertad de compra de los padres.

- Que la enseñanza sea el fin de los centros.

- Que los niños puedan disfrutar de sus libros más allá del aula y de la edad.

- Que se inculque el valor de los libros para la vida.

- Que se doten de auténticos fondos las bibliotecas de aula.

- El pago en el ejercicio por parte de la Administración.

-Que la presidencia del gobierno de Aragón y la consejería de educación, cuyos mandatarios son oscenses, no contribuyan a la desertización (esta vez cultural) de la provincia de Huesca.

El Manifiesto sobre el libro de texto redactado por la Asociación de Libreros señala que no se está en contra de la gratuidad de los libros de texto y que el actual programa del Gobierno de Aragón es de PRÉSTAMO.

Además señala que el nuevo modelo de compra, en el que los centros adquieren en bloque los libros, supone:

-Que los padres no puedan ver con antelación qué textos, sus contenidos y orientación van a llevar sus hijos.

-Suprime la libertad de elección de establecimiento de los padres.

-Que los responsables de los centros escolares tengan que dedicar cada vez más tiempo a cuestiones burocráticas y cada vez menos a pedagógicas.

-Abrir un direccionismo en la compra, así como a una competencia externa que hará daño al sector local.

-Que 6.800 familias dejen de visitar nuestros establecimientos el próximo curso escolar, poniendo así en claro peligro el futuro de 90 librerías altoaragonesas y los 300 empleados que las trabajan (la mayoría de ellos autónomos y con su pequeño comercio como sustento familiar).

-Que fueron los libreros los que soportamos la financiación del programa el curso pasado.Desde la Consejería de Educación ésta es la respuesta que se ha encontrado ante la reclamación de una prontitud en los pagos.

-Que otras comunidades autonómicas están en desarrollo de programas similares, y en ningún caso han dejado a las librerías al margen. Comprenden el valor cultural del sector y hacen por mantenerlo.

-Que en las negociaciones mantenidas previas a la publicación de la orden se ha consultado tarde y en último lugar. Cuando ya estaba todo decidido, a pesar de reconocer que sin nuestro esfuerzo no habría sido posible cumplir con la implantación del programa en su primer año.

-Que la venta de los libros de texto supone el futuro del sector. El 40% de la facturación de nuestros pequeños comercios viene dada por la campaña escolar.

Comentarios