Cáritas Huesca atendió a casi 800 personas en 2001

La ONG Cáritas Diocesana de Huesca ha presentado su informe anual en el que recoge los resultados de la labor llevada a cabo durante el último año. A pesar de los datos existentes, no se pueden contabilizar las personas que en Huesca viven por debajo del umbral de la pobreza, por la dificultad de establecer esta frontera.

Esta memoria se presenta dentro de la campaña del Corpus Christi 2002, día de la caridad, dirigida a los jóvenes. Bajo el lema ?Gracias por aceptarme?, la organización no gubernamental pretende agradecer a la sociedad su solidaridad con los más desfavorecidos, especialmente a los jóvenes, que representan buena parte de los 272 voluntarios.

Cáritas Diocesana de Huesca, a través de sus diferentes programas como acogida, infancia, intervención familiar, mujeres inmigrantes... ha atendido a 795 personas en el último año, un centenar más que en 2000, de los que los más numerosos han sido inmigrantes, personas con problemática familiar y transeúntes. Del total, 152 son jóvenes de entre 14 y 30 años. También ha sido muy significativo el trabajo realizado en el área rural del Alto Aragón.

Las problemáticas más significativas son la necesidad de apoyo económico y administrativo a los extranjeros, y especialmente la vivienda y el empleo, que en el caso de los inmigrantes habitualmente se caracteriza por la precariedad. A pesar de la dificultad que implica, Félez indica la necesidad de facilitar el acceso a pisos con alquileres asequibles para aquellos que no dispongan de suficientes recursos como un paso más para acabar con el creciente chavolismo vertical.

Cáritas ha contado con un presupuesto de cerca de 83 millones de pesetas, de los que un 60% procede de la solidaridad de la diócesis, tanto de sus casi 500 socios como de la ayuda de particulares.

Comentarios