La lluvia deja en Huesca 27 litros por metro cuadrado

Ha llovido de forma importante, a lo largo de un buen rato, en forma de tormenta, acompañada de relámpagos y truenos. De hecho, el centro territorial del Instituto Nacional de Meteorología ha anunciado para primeras horas de mañana miércoles, tormentas y chubascos, que pueden alcanzar 30 litros de precipitación en una hora, e ir acompañados de granizo. La máxima probabilidad correspondería a los Pirineos. La lluvia, de todas formas, ha afectado a toda la provincia, y también a Huesca y la Hoya.

Sobre las tres de la tarde caía un rayo en una línea de alta tensión en la zona de Bubal, originando un pequeño fuego y dejando sin suministro a las poblaciones de Hoz de Jaca, Bubal, Piedrafita y Tramacastilla.

Los oscenses se han despertado con el cielo completamente cubierto. Tanto es así que en lugar de comenzar el día, parecía que estaba anocheciendo. A las 10 de la mañana, el aspecto de los Cosos de Huesca era igual que el de cualquier tarde, a última hora, con las luces encendidas en los escaparates. Además, y a causa de la gran cantidad de agua que caía, eran pocas las personas que transitaban por las calles más céntricas de la ciudad.

Tampoco ha podido instalarse a primera hora y con normalidad, como es habitual, el mercadillo de los martes en la calle Obispo Pintado. Y en algunas calles de Huesca podía verse el efecto de la lluvia que bajaba por sus cuestas, desde la zona más alta a la más baja de la ciudad, tal es el caso de la calle San Lorenzo.

La lluvia ha causado algunos problemas, como desbordamiento de tuberías y alcantarillas. Los bomberos han tenido que hacer las habituales salidas por pequeñas inundaciones en terrazas, sótanos y garajes. La Policía Local ha indicado que los conductores han preferido no sacar sus coches, lo que ha provocado una mayor fluidez y ha evitado problemas típicos de un día de lluvia. También se ha registrado un accidente, a causa de la lluvia, en la N-330, donde ha volcado un vehículo.

Comentarios