Celebrando la comarca

Nuria Garcés

Vaya por delante mi defensa más absoluta a la Comarcalización y todo el proceso que se está llevando desde el Gobierno de Aragón, de cara a una correcta distribución de las zonas de la geografía aragonesa, logrando así un mejor aprovechamiento de los recursos, y una captación de inversiones que, tal vez, de otro modo, sería difícil lograr. Entendemos que la filosofía de la comarcalización ha de basarse en una mejora de los servicios que ofrecen las localidades que se enmarcan en esa zona concreta. Supongo que, hasta allí, todos de acuerdo.

Pero pasamos al capítulo festivo. Igual que cuando sólo existían las mancomunidades y se celebraba el día de tal o cual mancomunidad, ahora se ha puesto de moda la celebración del Día de la comarca. Una jornada ?festiva? con la que inflamar los ánimos comarcales de los ciudadanos, a través de un programa de actos que suele incorporar música, comida popular, alguna actuación, algún acto cultural o reivindicativo, discursos y juegos infantiles.

Los presidentes de las Mancomunidades Gállego-Sotón y Hoya-Somontano se han venido manifestando en los últimos días, en el sentido de que el ayuntamiento de Huesca debería implicarse en la organización de la celebración de este día, más aún si la aspiración de esta ciudad es la de ser capital de la Hoya. Estas dos entidades ya se han ?mojado? en los últimos años, al ?módico? presupuesto de 3 millones de pesetas la fiesta.

Y ahora, llegan las dudas. A ver, si el ayuntamiento de Huesca se implica en la organización de la fiesta, luego se le va a culpar de exceso de protagonismo. (Que por exceso o por defecto, en esta comarca siempre se le culpa de algo). Eso por un lado. Pero por otro, tal vez, al concejo oscense no le venga bien gastar tres millones, o más de pesetas (o su equivalente en euros) en la fiesta más bien forzada de un día. Porque, seamos serios, ¿es realmente tan importante celebrar un día de la Comarca? ¿Sufriremos si nos privan de semejante evento?.

Comentarios