Expertos de Huesca participan en Bruselas en un encuentro internacional sobre túneles

La implantación de las medidas incluidas en el borrador de la directiva sobre la seguridad en los túneles de carretera de la Unión Europea costará a los países miembros entre 4.000 y 6.000 millones de euros.

Es una de las conclusiones que se extrae de la reunión de expertos en túneles celebrada en Bruselas esta semana, a la que asistían Rafael López Guarga, jefe del servicio de planeamiento, proyectos y obras de la Unidad de Carreteras de Huesca del Ministerio de Fomento y director de obras del túnel del Somport, y Emilio Leo Ferrando, técnico de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno en Huesca, además de representantes de Luxemburgo, Holanda, Noruega, Finlandia, Austria, Suecia, Reino Unido, Dinamarca, Grecia, Francia, Alemania y Bélgica.

El objetivo de la directiva en estudio es prevenir los accidentes que puedan originar daños a las personas, el medio ambiente y a la propia infaestructura y reducir las consecuencias de los accidentes en los túneles.

En su confección actual, la directiva afectará a los túneles de 500 metros de longitud. En ella se recogen medidas relativas a la mejora de la seguridad en los túneles que afectan a cuatro grandes apartados: infraestructura, operaciones, vehículos y usuarios. Los costes de implantación de las medidas contempladas en directiva con su actual planteamiento se estiman entre 4.000 y 6.000 millones de euros.

Todos los asistentes mostraban su opinión favorable a la promulgación de la directiva, si bien existen discrepancias en cuanto al alcance que deben de tener los anexos técnicos. Los países que ya cuentan con legislación propugnan una directiva generalista. Por el contrario, los países que no cuentan con normas específicas abogan por una legislación más precisa.

Comentarios