La Empresa Provincial de Energia (EPESA) se disuelve

Las empresas que integran la iniciativa privada de EPESA (Empresa Provincial de Energía, S.A.) han solicitado a la Diputación de Huesca la disolución y liquidación de la sociedad. La decisión adoptada por los promotores privados que son mayoría en la sociedad, fue trasladada al Presidente de la Institución Provincial en la última reunión de la Junta General Extraordinaria y Universal de Accionistas que se celebró en Huesca, el pasado 16 de mayo.

Las empresas, según un comunicado que ha facilitado la Diputación Provincial, avalan esta tesis por los problemas de evacuación de energía que se pueden producir en la puesta en marcha de proyectos, según especifican en su propuesta de disolución, así como por las escasas posibilidades de obtener autorizaciones para nuevos negocios. Estos dos obstáculos han llevado a la parte privada de EPESA a tomar una decisión inequívoca que cuenta con el apoyo del equipo de Gobierno de la Diputación de Huesca (minoritaria en la sociedad), conscientes de que su continuidad genera unos gastos que ésta no puede asumir.

En su día, el desarrollo de esta iniciativa empresarial generó controversia con algún que otro ayuntamiento afectado que denunció los perjuicios que estos aprovechamientos podrían generar en la zona. Precisamente, un informe técnico realizado por Intecsa decía que "los ríos que se pretendían rentabilizar tenían poca flexibilidad para cubrir una demanda variable y que las instalaciones hidroenergéticas que deben servir para aprovechar los recursos, son de baja calidad".

Esta iniciativa de disolución fue aprobada en la Junta General con la unanimidad de todos sus socios. Con posterioridad, el Presidente de la Corporación Provincial comunicó a la comisión de Gobierno esta decisión que elevará para su ratificación en el próximo pleno de junio.

Recordemos que el Pleno de la Corporación aprobó por mayoría la constitución de esta sociedad mixta para el ejercicio de actividades de aprovechamiento energético en la provincia, en octubre de 1997 cuando era presidente de la institución Rodolfo Ainsa (PP). El capital social de EPESA quedó fijado inicialmente en cien millones de pesetas, de los cuales, la Institución aportó el 40% (40 millones de pesetas).

Con el cambio de color político en la DPH pasando la presidencia al PSOE, desde el primer momento, se comprobó que los socialistas no compartian este modelo lo que ha llevado a su próxima disolución

Comentarios