DPH, Museo de Huesca y Matadero acogen las exposiciones de Huesca Imagen

Un año más el Festival Internacional Huesca Imagen se ha instalado en Huesca para alegrar la vista de todos los aficionados a la fotografía con un certamen que se renueva a sí mismo en su VIII edición. Portugal es el protagonista de esta nueva edición a través de sus más afamados fotógrafos en seis exposiciones colectivas e individuales que mostrarán la evolución de la fotografía lusa.

Junto a las obras de autores portugueses, el festival completa el programa de este año con las exposiciones del fotógrafo catalán Ramón Masats, uno de los máximos exponentes de la fotografía española, y la aportación de un legado histórico, rescatado del olvido, el archivo de Josefa Farina. Una pionera de la fotofrafía española de principios del siglo XX, nacida en Alicante, pero que vivió la mayor parte de su vida en Zaragoza y Huesca.

Los salones de la DPH acogen hasta el próximo 2 de junio las obras de Teresa Siza que muestran un recorrido por la historia cultural de Portugal o las de Emilio Biel que dan cuenta de la profunda transformación que el ferrocarril impuso en el paisaje de la Minho. En el Museo de Huesca permanece expuesta la muestra de Aurelio Da Paz Dos Reis, notable fotógrafo e introductor del cine en el país vecino, representa la imagen de un hombre comprometido con su tiempo. La Sala de la Campaña y el Museo de Huesca acogen la exposición organizada en 1997 ?Murmullos del tiempo?, un singular retablo construido con las fotografías policiales de hombre, mujeres y niños que en el tiempo ocuparon las celdas del edificio de la Cárcel de Relaciones de Oporto.

Pero las imágenes no sólo invadirán Huesca sino que este año las muestras y exposiciones se extienden a las villas de Graus y Benasque. Jorge Guerra y Gérard Castello-Lopes exponen en Graus bajo el título ?En el límite de la seducción?. Se trata de dos de los más destacados artífices del movimiento de renovación del lenguaje de la fotografía, surgido en Portugal en el siglo XX. Ambos artistas decidieron romper la tradición manteniéndose atentos a la realidad de su país con una mirada renovada y abierta al exterior.

Benasque se ve invadido por las obras de Domingos Alvao con la muestra ?La puerta del medio. Exposición Colonial de 1934?. Este artista se convirtió en uno de los fotógrafos de más prestigio. Pese a su complicidad con el régimen, no eludió la violencia opresiva y la falsa sumisión de los convocados por el imperio colonial.

Comentarios