Agua hasta el sábado.

El agua se está convirtiendo en protagonista desde el punto de vista informativo aunque de forma diferente a semanas precedentes, ya que las referencias ahora no se orientan a la política hídrica de esta Comunidad Autónoma o del Gobierno central sino a las precipitaciones de lluvia y, en algún caso, de nieve en lo que llevamos de semana. Continúa el aviso de precipitaciones moderadas y persistentes para este jueves. Pueden superar los 60 litros por metro cuadrado en 12 horas. Esta situación se puede prolongar hasta el próximo sábado.

Las precipitaciones han sido generales en el Alto Aragón durante la primera mitad de esta semana. Se ha llegado a recoger hasta 25 litros por metro cuadrado en la capital oscense, cifra que se ha visto superada en otros puntos de la Hoya de Huesca, en particular, y del Alto Aragón, en general.

La lluvia ha provocado algunos desprendimientos en las carreteras de la provincia. Es el caso, por ejemplo, de la N-330, en el Puerto de Monrepós, entre los dos túneles donde ha tenido lugar un accidente en el que se han visto involucrados 2 turismos de matrícula francesa. En uno de ellos viajaban 3 personas, 2 de ellas han tenido que ser trasladadas por la Cruz Roja al Hospital San Jorge de Huesca a consecuencia de múltiples heridas, Ambos vehículos han quedado dañados en su parte delantera por el fuerte impacto de los bloques de piedras. Estos bloques eran retirados minutos después por una pala que actúa en el puerto de Monrepós. Hasta allí se han personado la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos de Huesca y miembros de la Guardia Civil de tráfico quienes se han encargado de controlar el tráfico, que por un momento se ha visto interrumpido.

Es especialmente delicada la situación que se vive en determinados puntos del Alto Aragón cuando se producen estos temporales de agua. Habitantes del Pirineo han de enfrentarse en numerosas ocasiones a las dificultades de circulación que se producen por estas adversidades. Es el caso de la carretera A-138, entre Aínsa y Bielsa, que se vio afectada hace un año por un desprendimiento de especial importancia. Lo mismo ha ocurrido en repetidas ocasiones en la A-132, entre Ayerbe y Puente la Reina de Jaca.

La lluvia está siendo bien acogida por el sector agrario, ya que ha venido a suturar, de alguna manera, la herida abierta por la sequía de los meses precedentes, que incluso ha provocado la ampliación de la retirada de tierras hasta el 60 por ciento, según se ha decidido tras el encuentro mantenido por representantes de Gobiernos que forman el Valle del Ebro.

Comentarios