Love Story

Beatriz Viejo

La realización de grandes obras en Huesca parece que están gafadas. El Palacio de los deportes se ha convertido en la obra del siglo y seguro que permanecerá en la mente de los oscenses por mucho tiempo y en la de nuestros sucesores. Ahora empezamos con el Palacio Multiusos, otra de las obras más importantes para Huesca y los problemas aparecen ya desde antes de comenzarlo. Desfase presupuestario, cifras que se tambalean, críticas desde la oposición, falta de diálogo...

El hecho es que Cano Lasso, el arquitecto ya tan conocido por los oscenses no por sus obras en la ciudad sino por el vaivén de informaciones que sobre él y el Palacio Multiusos aparecen en los medios, primero subía el precio del proyecto, después el ayuntamiento retrocedía y anunciaba que este no sería el autor de la obra, más tarde la oposición pedía diálogo con Cano Lasso, seguidamente el consistorio se decidía a entablar conversación y por fin el arquitecto rebajaba el precio en 170 millones de pesetas con un aumento del aforo.

Ni en una telenovela hay tanta tensión y tanta intriga hasta que finalmente los enamorados que tanto han sufrido se encuentran y se unen hasta que la muerte los separe . Y es que aquí no acaba la cosa, por que el estudio Cano Lasso ha solicitado una reunión para el próximo martes con todos los grupos municipales, incluida la oposición, para exponer su nueva propuesta. Será entonces cuando el ayuntamiento decida si se queda o no con este proyecto para el Palacio Multiusos.

Hasta entonces seguiremos viviendo la intriga de si Cano Lasso es la mejor pareja para el Palacio Multiusos oscense. De si este proyecto supondrá para el ayuntamiento el objeto de gloria de su mandato que le lleve al olvido de la anterior crisis amorosa que le supuso el Palacio de los Deportes. Sea lo que sea, unión o desunión, amor o desamor, crisis o reencuentro, espero que los ciudadanos podamos disfrutar de un verdadero Palacio Multiusos, que tenga un precio justo, que venga como anillo al dedo para la ciudad en cuanto a su aforo y que selle con un vivieron felices y comieron perdices la tormentosa historia de una relación que todavía comienza pero que se presenta con mucho futuro por vivir.

Comentarios