A tu Lado

Luis Laiglesia

Llegó Operación Triunfo y la armó. Peñas y Ayuntamiento, con el Baloncesto Peñas de por medio, se encuentran en una situación muy complicada. Los primeros, las Peñas y el Club de Baloncesto, porque confiaban en el tirón de David Bustamante para sanear su arcas y el Ayuntamiento porque no puede decir que no a una empresa como La Traca con la que organiza todas las actuaciones musicales de San Lorenzo.

Me imagino que a estas alturas del partido, permítanme el símil deportivo en este caso, conocerán de qué va a el asunto, si no es así, les refrescamos las ideas. Las Peñas y el Club de Baloncesto llevan desde principio de año intentando contratar a alguno de los chicos de Operación Triunfo, con el único objetivo de conseguir ingresos para la próxima temporada. Después de muchas llamadas consiguen la contratación de David Bustamante a un precio asumible para el 6 de julio. Pero he aquí que la empresa leridana La Traca propone al Ayuntamiento celebrar un concierto a coste cero, una semana más tarde, en el que actuaría David Bisbal y Chenoa. Después de cerradas las fechas hay un baile de estas y se adelanta el concierto de la Traca al 4 de julio, dos días antes del concierto de las Peñas. Estas últimas dicen que eso es hundir la actuación de Bustamante.

Ante esta situación el Alcalde tiene tres opciones, desautorizar a su Concejal de Fiestas y suprimir el concierto de Bisbal y Chenoa, liarse la manta a la cabeza y dar el visto bueno al concierto a pesar del enfado de las Peñas o llegar a un acuerdo económico con unos y con otros, que parece lo más viable.

Como todas las primaveras nos tocará volver a asistir a una serie de desencuentros entre Peñas y Ayuntamiento porque la relación entre unos y otros no acaba de aclararse. Desde hace años se viene diciendo que este es un problema que no se ha solucionado y, claro, continúa latente y reproduciéndose. Tómese una postura firme por parte del Ayuntamiento y déjese claro en dónde esta la institución y en dónde las Peñas. Hasta que eso no se haga no habrá paz en esta cuestión, en la que los concierto de Operación Triunfo no deja de ser un capítulo más del culebrón.

Comentarios