Huste explica su postura ante el profesorado

Este martes se ha reunido el Pleno de la Junta de Personal Docente de la provincia para acordar las medidas a tomar ante la decisión de la DGA de concertar las subvenciones a la enseñanza privada en el tramo de 3 a 6 años.

Todos los sindicatos han hecho diferentes propuestas tendentes a mostrar el descontento generado en el profesorado de los centros públicos de la provincia ante lo que consideramos un ataque frontal a la enseñanza pública en Aragón.

Los sindicatos firmantes del pacto por la educación han presentado un documento elaborado por sus jefes en Zaragoza en el que basan todo su rechazo en que la medida tomada por la consejería de educación incumple el pacto que firmaron. No han aceptado consensuar ninguna modificación al documento que supusiera centrar el escrito en el rechazo al decreto ni ninguna otra medida de presión ni de movilización del profesorado, con lo que el documento aprobado por mayoría de 10 a favor por 9 en contra ha sido el único fruto del Pleno.

Esta situación ?nos obliga a dar una explicación de la postura de HUSTE ante el profesorado y la opinión pública que queremos transmitir?.

CC.OO., U.G.T. y C.S.I.F. Han presentado un escrito elaborado por sus centrales en Zaragoza para que fuera asumido por la Junta y se han negado a aceptar las modificaciones presentadas por ANPE, C.G.T. y HU.S.T.E. pretendiendo que su escrito fuera en todo momento una defensa a ultranza del Pacto por la Educación y la única acción contra la privatización de la educación infantil aprobada por el gobierno de Aragón.

La diferencia entre las posturas se ha basado en que mientras los firmantes consideran que la decisión del gobierno rompe el pacto que firmaron, los demás sindicatos consideramos que el pacto contiene ya los elementos que han posibilitado la privatización en la educación infantil, lo que nos llevó a no firmarlo en su día. No hay más que leer el texto del dicho pacto en el apartado referente a educación infantil.

Como respuesta al escrito presentado por los sindicatos firmantes, hemos presentado alternativas de consenso en las que, en lugar de centrarnos en la ruptura del pacto, no hacíamos mención y no incluíamos nuestra visión sobre las consecuencias del mismo, dejando el énfasis en el rechazo a la privatización de la educación infantil. Pero de nada ha servido nuestra propuesta ante su firme decisión de aprobar el escrito sin esa modificación.

A esto hay que añadir que su negativa a emprender otras acciones confiando en la buena voluntad de la Administración o en la sola presión de un comunicado supone una complicidad con las medidas tendentes a privatizar la enseñanza.

La pasividad con que desean actuar y su deseo desmovilizador con convocatorias tardías que sólo pueden conducir a un mal lavado de cara, condenan al profesorado a un silencio de rabia contenida que difícilmente va a permitir modificar la situación a la que la Administración Autonómica nos está llevando.

Con estas posturas dictadas desde Zaragoza, lo único que se consigue es desacreditar al sindicalismo y a las Juntas de Personal, mientas nuestro gobierno trasvasa los fondos de que dispone para mantener las empresas privadas. Sin duda, esto no preocupa a los sindicatos que viven de las subvenciones haciendo entreguismo barato de lo que debieran ser sus reivindicaciones sindicales.

De todos modos, si aquellos sindicatos firmaron sinceramente aquel pacto sin ver lo que nosotros ya habíamos advertido, ahora lo tienen fácil. Que se salgan de él, como habían amenazado ellos y que tan buenos resultados le ha dado a la CONCAPA.

Comentarios