Condenado un hombre a 4 años por abusos a dos hermanos menores

La Audiencia de Huesca ha condenado a penas que suman 4 años de prisión a un hombre, de 52 años, al que considera responsable de diversos abusos sexuales sobre dos hermanos menores de edad en dos localidades de la comarca altoaragonesa de la Ribagorza. El tribunal oscense sustenta su decisión en el testimonio incriminatorio dado por los dos hermanos, una niña de 8 años y un muchacho de 11, durante las sucesivas fases de instrucción del caso y rechaza los argumentos de la defensa en el juicio en el sentido de que ambos menores pudieron inventar los hechos para perjudicar a su cliente.

El primer incidente tuvo lugar en el mes de noviembre del año de 1999 en el interior de una estancias que compartía la madre de los dos niños con su compañero sentimental. Los magistrados consideran probado que el acusado, que mantenía una relación de parentesco con la pareja aprovechó unos instantes en que quedó a solas en el salón de la vivienda con la niña para manosear sus genitales de forma continuada.

Asustada, la niña se zafó de las manos del acusado y se dirigió a la cocina donde se encontraban el resto de miembros de su familia, pero no contó nada de lo ocurrido a su madre hasta que, unas semanas después, decidió explicarle las razones por las que rehuía al acusado.

La resolución judicial admite que las especiales circunstancias del caso y las relaciones de parentesco que mantenía con el acusado llevaron a la madre a no interponer una denuncia por la agresión sufrida por su hijo.

El tribunal relata que unos meses más tarde, en mayo del año 2000, el procesado, a petición del compañero sentimental de la madre, aceptó cuidar al hermano de la niña mientras trabajaba la madre, y lo trasladó hasta su vivienda, ubicada en una población vecina a la de la pareja. El fallo afirma que el agresor, tras alimentar al niño con pan y jamón, esgrimió el cuchillo que había utilizado para cortar las viandas y le ordenó que se bajara los pantalones y los calzoncillos. Cuando el encausado, sostiene el tribunal, trató de tocar los genital es del menor, el niño se subió los pantalones y con la excusa de ir al baño para orinar, se dirigió hacia la puerta del inmueble, donde fue alcanzado por el agresor .

El muchacho consiguió desembarazarse de su atacante y bajó corriendo a la calle para solicitar auxilio en el mismo momento en que un agente de la Guardia Civil fuera de servicio pasaba por la zona, el cual pudo comprobar , según testificó, que la víctima llevaba la camisa fuera del pantalón y con un único botón abrochado. A juicio del tribunal, ?no hay ninguna razón ni ningún móvil espúreo que pudiera haber llevado a los dos niños a simular los hechos objeto de la denuncia, ni mucho menos hasta el punto de mantenerlos sin ninguna contradicción desde el inicio del procedimiento?.

Los magistrados argumentan, además, en relación a la segunda agresión denunciada que "si nada hubiera ocurrido, no se entendería la actitud de un adulto, que estando al cuidado de un menor, no denuncia su desaparición". La sentencia condena al acusado a un año de prisión por un delito de abusos sobre la niña, y a tres años más por la agresión sexual al niño, y le impone, asimismo, el pago de indemnizaciones a sus víctimas por un valor total de 3.808 euros en atención a los daños morales causados. El fallo insiste en la gravedad de los delitos enjuiciados y resalta la "escasa" edad de la niña en el primero de los casos, y el medio peligroso utilizado en el segundo, un cuchillo, para cometerlo.

Comentarios