UPA defiende la modulación como instrumento para incrementar los fondos de desarrollo rural

Para la organización es necesario potenciar el desarrollo rural en el seno de la PAC, materializando el concepto de ?multifuncionalidad?, pero también es imprescindible elaborar un Estatuto del Agricultor y Ganadero y ejecutar una Estrategia de Desarrollo Rural en España para cubrir una carencia esencial en nuestro medio rural.

Ante el debate sobre el desarrollo rural en la PAC suscitado en la reunión informal del Consejo de Ministros de Agricultura celebrado en Murcia, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) plantea la necesidad de fortalecer la política de desarrollo rural en el seno de la PAC. Pero dicho fortalecimiento debe ir dirigido a garantizar las rentas de los agricultores y ganaderos que habitan y gestionan el medio rural, con el objetivo de mantener una actividad económica que frene el despoblamiento del medio rural.

UPA defiende la aplicación de la modulación de las ayudas directas como principal instrumento o herramienta para trasvasar fondos a determinadas medidas de desarrollo rural, como son las relativas a la mejora de estructuras agrarias (planes de mejora e incorporación de jóvenes) o determinadas medidas de acompañamiento como las ayudas a zonas desfavorecidas o las medidas agroambientales. Es un contrasentido que el propio Ministro de Agricultura español defienda ante la Comisión Europea una modulación obligatoria en la Unión Europea con el fin de trasvasar fondos al desarrollo rural, cuando se niega a utilizar este instrumento en su país.

UPA es favorable a una modulación de carácter obligatoria y común en la Unión Europea pero siempre que no sea lineal sino que se aplique un criterio progresivo en la reducción de las ayudas directas. Además, y para evitar incrementos en la cofinanciación nacional y por tanto el aumento del gasto por parte de los Estados miembros, lo cual conduciría inevitablemente a una renacionalización de las ayudas, se debería permitir que los fondos provenientes de la modulación y la ecocondicionalidad se aplicasen directamente al desarrollo rural, sin necesidad de cofinanciación alguna.

Además, de la modulación de ayudas directas, hay otra serie de medidas a favor del desarrollo rural que perseguimos -que se basa en especial en el mantenimiento de las rentas y del empleo en la agricultura familiar y en el freno al despoblamiento rural- y que no tienen porque tener un respaldo financiero. Entre estas medidas que postula UPA se encuentra la aplicación de la modulación y la prioridad para la explotación familiar en otros aspectos como el referido a las políticas de cuotas, cupos, derechos, etc; en la gestión del factor tierra y agua para evitar efectos especulativos, en potenciar el rejuvenecimiento del medio rural, en dignificar la profesión agrícola y ganadera, en valorar adecuadamente la participación de la mujer en el medio rural, etc. En definitiva, con el fin de solventar estas cuestiones, UPA demanda dos medidas de vital importancia para fortalecer el desarrollo rural en nuestro país, tales como un Estatuto del Agricultor y Ganadero y una Estrategia Española de Desarrollo Rural.

Por otro lado, es preciso que en la futura política de desarrollo rural de la UE se materialice con un contenido normativo específico y sobre todo un respaldo presupuestario suficiente el concepto de ?multifuncionalidad?, de tal manera que se valoricen las funciones que ejercen los agricultores y ganaderos en la producción de alimentos de calidad, de gestión del territorio y mantenimiento del medio ambiente.

Comentarios