La regulación del Gállego, reivindicación de los regantes en el 20 aniversario del abrazo de Tardienta.

Va a ser este un veinte aniversario sin celebraciones, pero en el que los regantes hacen balance de lo conseguido hasta la fecha en materia hidráulica y ponen el acento en lo que falta por conseguir.

Para Riegos del Altoaragón una reivindicación actual del mismo calado que el Abrazo de Tardienta, lo constituye la regulación del Gállego con la construcción del emblase de Biscarrués. Un lectura en la que coincide el expresidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Eugenio Nadal.

Hace ahora 20 años, el 3 de mayo de 1982, con la presencia en el acto del Presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, y uno de sus Ministros, el Altoaragonés Sebastián Martín-Retortillo, se inauguraba esta obra hidráulica que venía a unir las aguas del Cinca y el Gállego, o lo que es lo mismo, el Canal del Cinca y el de Monegros.

Veinte años más tarde, los regantes son conscientes de que ahora sería muy difícil acometer las obras que fueron necesarias ejecutar para llegar al abrazo de Tardienta, por una cuestión económica, pero también por el cambio de mentalidad de las sociedad respecto a lo que significan y los efectos colaterales de las obras de regulación.

A este respecto, Cesar Trillo, en esta fecha tan señalada, se ha querido referir a obras como Santaliestra. Hay dudas sobre la viabilidad de esta, pero Trillo quiere pronunciar un discurso positivo y recordar procesos parecidos en el caso de El Grado o Montearagón, cuyos proyectos primeros poco o nada tienen que ver con el final. Por tanto, confía en que la cordura se imponga, dice, y con las rectificaciones necesarias, Santaliestra acabe siendo una realidad en el menor tiempo posible.

Lo cierto es que desde 1982 no se ha ejecutado una gran obra hidráulica en la provincia de Huesca. La última se inauguró en 1966 y fue el embalse de El Grado, ahora los regantes aspiran a cortar la cinta de Biscarrués o de Santaliestra, quizá en unos años.

Comentarios