La feria de material fotográfico de la DPH se consolida como una de las mejores de europa

Más de tres mil personas visitaron este certamen organizado por la Institución Provincial

Un año más, el vestíbulo de la Diputación de Huesca volvió a congregar este pasado domingo a algunos de los mejores coleccionistas y anticuarios de España y Francia en la VIII edición de la Feria de material fotográfico de ocasión y colección que organiza la Institución Provincial. Una cita única donde los aficionados al mundo de la fotografía pudieron disfrutar con piezas de gran valor histórico. Desde las 10 de la mañana y hasta las 7 de la tarde, más de tres mil personas desfilaron por los distintos stands ubicados en la planta baja de la sede provincial. Los expositores, procedentes en su mayoría de Francia, se mostraron muy satisfechos ante la respuesta del público aragonés, remarcando también la asistencia como observadores de profesionales llegados de ciudades como Salamanca, Madrid o Barcelona.

Poco importan las distancias entre ciudades, si como en el caso de José Luis Mur (Salamanca), la ocasión merece la pena. Este coleccionista salmantino adquirió a un feriante francés un archivo integrado por 10.000 placas estereoscópicas valoradas en miles de euros. Tal y como refleja el coordinador de este certamen, Julio Alvárez, ?esta feria se ha consolidado como una de las mejores de Europa, atrayendo a auténticos especialistas en el mundo de la fotografía?. Añade Alvárez, ?que en su octava edición, el certamen ha cambiado su tendencia, encaminando su futuro hacia el coleccionismo, y, no tanto, hacia la feria de ocasión?.

Pero no todas las piezas que se pudieron contemplar en esta feria estaban en venta; en algunos casos, los expositores dirigen su trabajo hacia la exhibición, mostrando objetos de incalculable valor. Entre ellos, encontramos una de las cámaras utilizadas por el famoso y extraordinario fotógrafo francés, Cartier Bresson. Se trata de una Leika del siglo XX. ?Esta cámara no tiene precio?, concluye el coordinador de la muestra.

Los aficionados al mundo de la fotografía antigua también tuvieron ocasión de disfrutar con cámaras de madera, de gran formato, realizadas con fuelle de tela. Se trata de auténticas piezas de coleccionista. Pero sin duda, uno de los objetos más codiciados y que anualmente, anima la venta en este tipo de citas, son los visores de placas estereoscópicas. En estos últimos años, la feria se ha convertido en un museo ambulante de aparatos fotográficos, máquinas de precisión, pequeñas obras de ingeniería, llenas de historia y en mucho casos de belleza estética, que permiten comprender la evolución técnica de este invento que revolucionó el mundo de la imagen. En este escaparate visual encontramos también libros, postales, álbumes y fotografías antiguas.

Desde el área de Cultura de la Diputación de Huesca se califica ?de éxito absoluto? esta nueva convocatoria que afianza a Huesca Imagen como una de las iniciativas culturales más interesantes relacionadas con el ámbito de la fotografía de las que se realizan en España.

Comentarios