La esquina de San Orencio y Padre Huesca pendiente de la decisión de Patrimonio para su derribo.

La propiedad del inmueble situado en la esquina de las Calles San Orencio y Padre Huesca está a la espera de que la DGA y el Ayuntamiento aprueben el proyecto a llevar a cabo en este zona para proceder a su derribo.

En realidad se trata de dos bloques de viviendas, el uno declarado en ruina técnica y el otro en ruina económica. En los bajos de uno y otro hay sendos inquilinos quienes han firmado un acuerdo según el cual, en el momento que comience el derribo, se comprometen a desalojar sus negocios.

Hace unos días caían unos cascotes de la fachada de uno de los edificios, por lo que la propiedad procedía a la colocación de una vallas protectoras para prevenir posibles incidentes.

En el Consistorio quieren tranquilizar al vecindario ya que, en este caso, estamos hablando de un problema temporal. Obra en poder del Consistorio el acuerdo apuntado entre propiedad y arrendatarios y la voluntad inequívoca de una constructora de llevar a cabo una promoción de viviendas. Solo falta que Patrimonio determine el tipo de fachada a ejecutar con el fin de unificar la nueva construcción con el entorno. A este respecto hay diferencias entre lo que aconsejan los técnicos municipales y los de la DGA.

Hay quién se ha apresurado a comparar la situación de este inmueble con el de Casa Vilas, pero la Concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca, María Jesús Tovar, ha asegurado que son cuestiones distintas en el fondo y en la forma y que la solución a este problema es cuestión de semanas.

Por otra parte desde el área de urbanismo del Ayuntamiento de Huesca se ha querido explicar el derribo de una serie de casetas situadas entre la Calle San Vicente de Paul y Miguel Servet. Se dice en el Consistorio que la medida del derribo fue comunicada en el Boletín de la Provincia como marca la ley.

Lo único que pretendió el Ayuntamiento a la hora de intervenir en la zona fue eliminar el foco insalubre en que se había constituido. En las casetas derribadas había, desde perros hasta caballos incumpliendo, por tanto, la normativa vigente de tenencia de animales.

Comentarios