Aragonesas Industrias y Energía, Placa de Reconocimiento del Gobierno de Aragón

El Gobierno de Aragón ha otorgado una Placa de Reconocimiento a la empresa Aragonesas Industrias y Energía de Sabiñánigo (Huesca). Con esta Placa se quiere reconocer a una empresa que ha sido referente de la industria altoaragonesa y base del desarrollo económico de la Comarca del Alto Gállego. La Placa de Reconocimiento será entregada por el Gobierno durante el acto institucional conmemorativo del Día de Aragón.

Según se recoge en la Orden aprobada por el Consejo de Gobierno, Aragonesas Industrias y Energía, matriz del Grupo Aragonesas, destaca por su constante introducción de procesos innovadores y por el esfuerzo que ha realizado para atraer a la zona de Sabiñánigo nuevos procesos productivos.

Esta empresa fue fundada en Barcelona en 1918 con un capital social de tres millones de pesetas. Los primeros trabajos realizados por la compañía fueron la construcción simultánea del aprovechamiento hidráulico de Biescas y de la factoría de Sabiñánigo, que utilizaba la energía eléctrica obtenida. En 1921 se puso en marcha la primera planta electroquímica del Grupo, dedicada a la fabricación de cloratos sódico y potásico. Posteriormente se consolidaban sus producciones de amoniaco y sulfato amónico y entraban en servicio las instalaciones para la fabricación de ácido sulfúrico, todo ello con la última técnica del momento.

Aragonesas Industrias y Energía inicia en los años 50 un ambicioso plan de desarrollo que se traduce en la construcción de nuevos saltos de agua y la ampliación de sus centrales eléctricas.

Paralelamente la fábrica de Sabiñánigo crea nuevos productos y la empresa comienza la diversificación de actividades a través de filiales como Celulosas del Pirineo, que en 1966 pasaba a denominarse Fósforos del Pirineo. En 1961 se aprobó la construcción de los embalses de Lanuza y Búbal.

Durante la década de los 70 Aragonesas diversificó geográficamente sus centros industriales con la puesta en marcha de las nuevas fábricas de Vilaseca (Tarragona) y Palos de la Frontera (Huelva), los dos núcleos químicos más importantes de España.

En 1985 se produce la toma de una participación en Aiscondel, primer fabricante español de resinas de PVC que había iniciado sus actividades en 1941 y tenía fábricas en Monzón y Vilaseca. En 1992 la venta de la división hidroeléctrica coincide con la fusión de la empresa con Uralita.

En el año 2001 comienza la construcción de la nueva planta de ácido tricloroisocianúrico en Sabiñánigo, que entrará en servicio próximamente, y se ponen en marcha varias ampliaciones de la capacidad de producción.

Desde su nacimiento Aragonesas Industrias y Energía ha sabido adaptarse a las circunstancias de cada momento hasta convertirse en la empresa moderna y sólida que es en la actualidad.

Comentarios