Los oscenses, fieles a la tradición en la festividad de San Jorge.

Desde primera hora de la mañana, los oscenses se han acercado hasta el cerro de San Jorge, para cumplir con la tradición de la romería. A las 10 de la mañana se ha celebrado la festividad religiosa en la ermita, con la asistencia de los cabildos Catedral y municipal. El vicario episcopal y deán de la Catedral, Damián Peñart, ha reconocido la importancia religiosa de la festividad de San Jorge.

Tras la misa, y como es habitual, las distintas autoridades han pasado a la casa del santero, para degustar el tradicional almuerzo, en el que no han faltado tortas con huevo duro. Allí estaba también el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, quién, antes de viajar a Zaragoza a la concentración, comentaba que este año hay que celebrar San Jorge desde el lado festivo y también desde el aspecto reivindicativo.

La fiesta de San Jorge ha contado con 2 partes diferenciadas. En lo más alto del cerro, junto a la ermita, las personas de mediana edad y más mayores, fieles a la tradición.

Y más abajo, ya en la pradera al pie del cerro, un gran número de grupos y pandillas de jóvenes, preparaban su particular almuerzo.

Además, durante toda la jornada, en el Cerro de San Jorge los más pequeños pueden disfrutar de un gran parque infantil que contaba con hinchables, toro mecánico, tren vías, gargantua. regalos y sorteos. La festividad de San Jorge se ha conmemorado, por tanto, en la capital oscense con un programa de actividades organizado por el Ayuntamiento de Huesca en el que no ha faltado la música para ambientar las calles de la ciudad con una charanga, además de conciertos folclóricos y rock aragonés.

Comentarios