¡Aguántenlos!

Alberto Cebrián

Se vive en Huesca un momento muy interesante en el sentido de determinar cómo será la ciudad del año 2020. No se trata de hacer ciencia ficción, sino de sentar las bases del diseño de la capital oscense. Un diseño en el que puede participar toda la población. De hecho, se anuncia desde el Ayuntamiento que en el mes de mayo se expondrá públicamente el Plan General de Ordenación Urbana con el fin de que colectivos, entidades, particulares,... presenten sus propuestas e ideas sobre cómo ha de ser la ciudad.

De comunicaciones, nuevos equipamientos, servicios, zonas verdes, viviendas, polígonos industriales,... de todos estos temas se pueden realizar cuantas aportaciones de interés se consideren oportunas. Todo ello en beneficio de la colectividad. Estamos, por tanto, ante unos meses enormemente ilusionantes porque lo que se consensúe en el Ayuntamiento será aquello de lo que hablaremos durante los próximos años, en un intento de construir ciudad.

Lástima que eso de la colectividad, eso de vivir en sociedad haya algunos que no entienden muy bien qué significa. Porque la mayoría de la población participa del desarrollo de la localidad en la que vive disfrutando de lo que le ofrece. Hay otros que se dedican a destruir lo que entre todos se va construyendo. Son pequeños daños o molestias que no salen a la luz pública pero que allí están presentes. Es un goteo incesante.

Que se lo digan a los empleados que han de plantar y replantar los jardines del Parque Miguel Servet porque son pisoteados salvajemente por la noche lo mismo que los sistemas de riego que son destrozados en repetidas ocasiones. Que se lo digan a los que deciden acercarse al cerro de San Jorge, para pasear o correr, y tienen que enfrentarse a alguno de los denominados perros agresivos que se encuentran en la zona sueltos y a una distancia muy considerable de sus dueños. Son algunos ejemplos, ¿quieren que continúe? Seguro que ustedes pueden aportar muchos más, sea cual sea su barrio.

Comentarios