La juez permite el derribo del resto de la valla que rodea la ermita de Jara, previo pago de una fianza.

La juez del juzgado de 1ª instancia número dos de Huesca, Beatriz Balfagón, ha dictado una ejecución provisional de sentencia, mediante la que autoriza que siga adelante la ejecución del derribo del trozo de valla que todavía se mantiene en pie, en el perímetro de la finca de Antonio Sauqué, tal y como había solicitado este propietario.

Recordemos que, hace unas fechas, ya ordenó a la empresa Masari la ejecución provisional de la sentencia, a instancias de la Cofradía de Nuestra Señora de Jara, lo que supuso que se eliminara un trozo de valla, con lo que ahora está expedito el acceso al camino que lleva al templo, tanto a pie como en vehículo.

Sin embargo, y dado que Masari recurrió la sentencia que otorgaba la posesión de la ermita y los terrenos a la Cofradía y a Antonio Sauqué, respectivamente, y que la Audiencia Provincial de Huesca todavía no se ha pronunciado al respecto, la juez fija una fianza de 5.000 euros (unas 830.000 pesetas), por el elevado coste económico que supondría volverla a levantar, en caso de revocación de la sentencia, y por la posibilidad de poder adoptar otro tipo de medidas más proporcionadas. A este respecto, la juez indica, en todo caso, que no se entiende por qué resulta tan costoso el levantamiento del vallado, más aún cuando la empresa Masari no se encontró con importantes obstáculos para proceder a su instalación en un corto intervalo de tiempo.

Como ya informamos hace unas fechas, esta medida podría provocar que, por el momento, no se derribe el vallado, al no haber necesidad de ello, pues a la finca de Sauqué se puede acceder por el camino abierto de la ermita. Contra esta resolución, dictada el pasado día 9, no cabe recurso alguno.

Comentarios