IU pide explicaciones en el congreso sobre la contaminación del río Cinca

Izquierda Unida, a través de su Diputada en el Congreso de los Diputados, Presentación Urán, ha formulado varias preguntas parlamentarias al Ministro de Medio ambiente sobre los datos que la Comisaría de Aguas debe remitir al Juzgado de Monzón relativos a la contaminación del río Cinca en 1999.

Concretamente, IU pregunta cuáles son las razones por las que no se han facilitado los datos solicitados por el Juzgado de Monzón a la Comisaría de Aguas en relación con la contaminación producida por la empresa ?Montecinca? en el río Cinca en marzo de 1999, y cuándo serán facilitados estos informes.

IU quiere saber también qué medidas tiene previsto emprender el Gobierno con el objeto de facilitar los datos que la Justicia está reclamando en este caso, para poder esclarecer posibles responsabilidades penales, y si considera el Gobierno que la Comisaría de Aguas ha tenido alguna responsabilidad en la grave contaminación del río Cinca.

IU argumenta la iniciativa señalando que en las diligencias previas que se siguen por la grave contaminación por derivados del DDT presentes en los organismos vivos del río Cinca, la acusación particular de Ecologistas en Acción solicita al Juzgado que instruye el caso que impute al máximo responsable de la Comisaría de Aguas por desobediencia a la autoridad judicial y por su responsabilidad al no haber evitado, pese a tener conocimiento previo, la contaminación producida por Montecinca, empresa que fabrica pesticidas en el Polígono Las Paules de Monzón.

El caso, que se inicia con la mortandad piscícola detectada en marzo de 1999, puso al descubierto que los peces del río Cinca, aguas debajo de Monzón, presentan altas concentraciones de derivados de DDT y de mercurio que los hacen tóxicos para el consumo. Este hecho que motivó que los Departamentos de Sanidad y de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón editaran en el año 2000 una Guía de Salud donde se recomendaba no consumir peces de más de 400 gramos en este tramo.

A raíz del inicio de las diligencias por esta contaminación, en mayo de 1999, la Comisaría de Aguas se compromete a realizar un estudio complementario para obtener una información más detallada. Ante el retraso en la aportación de este estudio, calificado por la fiscalía como necesario para arrojar luz a la hora de depurar responsabilidades, se envía, en mayo de 2000, un primer requerimiento del juzgado reclamando el estudio complementario y de detalle. Un segundo requerimiento es enviado en noviembre de 2001 sin que todavía haya sido remitido al juzgado de Monzón que instruye el caso, sin que se haya dado ningún tipo de explicación sobre el particular por parte de la Comisaría, y sin que se aportaran los datos solicitados sobre las analíticas realizadas a los peces correspondiente a los años 2000 y 2001 de la Red de Control de Sustancias Peligrosas, que aclararían si continúan detectándose las altas concentraciones de DDT y mercurio en los peces.

Comentarios