Hasta en la sopa

Nuria Garcés

Mi compañera Margarita me llamó ayer (yo creo que embargada por el entusiasmo) para contarme que Rosa, la Rosa de España, vendrá a Huesca el 9 de agosto. Y nos deleitará a los oscenses con su voz. Margarita ha sido también la encargada de decirme hoy que Natalia, otro producto de la inefable Academia, triunfadora de los 40 Principales, también tendrá su concierto en las próximas fiestas laurentinas.

Y miren, me he acordado de la sopa. Porque hasta allí, hasta en la sopa aparecen estos chicos. Sopa, además, de dos pastas. Pasta de estrellitas (como lo que son los jóvenes de Operación Triunfo hoy en día) y pasta de letras. Y ahora me parece que de esta sopa de letras está comiendo el ayuntamiento de Huesca. Y, como cuando éramos pequeños que buscábamos, letra por letra, nuestros nombres, cada vez que meten la cuchara encuentran el nombre de uno de los más famosos cantantes del momento.

Hombre, yo que traigan desde el ayuntamiento a Rosa, al Tenorio, a Bisbal y Chenoa (que, ya saben, deben de ir en el mismo paquete) o a cualquier otro, pues tampoco me parece mal. Parecerá incluso que Huesca se ha metido en la pomada, que es lo que se lleva en estos momentos, después de que nos quedamos fuera de los conciertos de la ?super-gira?. Ahora bien, más conciertos de los de Operación Triunfo ya me parece que es abusar y que es estar un pelín falto de ideas.

Yo, lo reconozco, he medio seguido todo lo de Operación Triunfo, y hasta me suenan mucho todas las canciones, pero de allí a pensar que en estos chicos se acaba la escena musical española, me parece un poco fuerte, y un mucho triste. Que España tiene más cantantes y más grupos, a lo mejor no tan mega-famosos ahora mismo, y tal vez con un caché un poco más prestigioso, por aquello de la experiencia...

Comentarios