Semana Santa ¿religión o turismo?

Margarita Gabarre

¡Vaya pregunta! Es casi como lo de ?Verano ¿mar o montaña??. De estas polémicas que no conducen a nada pero que a los medios de comunicación nos gusta hacer. (Y si no fíjense en la encuesta de ésta página web).

En fin..., a mí lo que me llama la atención especialmente es que en una sociedad que cada vez presume de ser más laica, fechas como la Semana Santa, en las que confluyen tradición y religión, se convierten en una de las manifestaciones más multitudinarias de todo el año. Miles y miles de personas, preparan con meses de antelación y con gran esmero su aparición en procesiones y demás actos religiosos. Es un momento especial del año, quizá uno de los pocos en los que se unen padres e hijos; distintas generaciones para hacer una cosa en común y encima de manera voluntaria. Algo que es bastante difícil de conseguir en estos tiempos.

¿Y por qué no? Estos días también los aprovechamos para hacer nuestras primeras salidas al Pirineo, al pueblo, para hacer la ruta de turno o para disfrutar de la naturaleza, aprovechando los primeros rayos de la primavera. Al fin y al cabo la Semana Santa se ha convertido para muchos en ?las vacaciones de Semana Santa? y hay que aprovecharlas al máximo porque no son muy largas.

Pero vamos, que una cosa no está reñida con la otra. Lo que es innegable para todos, devotos, laicos, turistas o curiosos, es esa indescriptible sensación, ese escalofrío que nos recorre todo el cuerpo al escuchar el sonido de los tambores y de los ministriles, al oír cantar una saeta, al sentir unas cadenas arrastrando por el asfalto o al ver el balanceo del paso a hombros de los costaleros. ¿Turismo? ¿Religión? ¡Semana al fin y al cabo! ¡Que la disfruten como más les guste!

Comentarios